¿Sabías que ciertos nutrientes pueden ayudarte a dormir mejor por la noche, y a ser más productivo y estar lleno de energía mientras estás despierto? Mientras que cuestiones emocionales, como el estrés y la ansiedad, pueden impedir que duermas adecuadamente, hay ciertos alimentos ricos en nutrientes esenciales que pueden ayudarte a conciliar el sueño más rápido y dormir mejor por la noche.

1. Magnesio

El magnesio cuenta con numerosas propiedades relajantes que pueden ayudar a conciliar el sueño a la hora de dormir. El magnesio reduce la ansiedad, alivia los dolores de cabeza, reduce la presión arterial alta, e incluso puede aliviar el síndrome premenstrual en las mujeres.

Lo más eficaz es comer alimentos ricos en magnesio, como las semillas, nueces, zanahorias, boniatos, verduras de hoja verde, pescado, cereales integrales, chocolate negro, y frutas como el kiwi y la banana.

2. Potasio

El potasio es un electrolito esencial que se necesita para mantener el equilibrio apropiado de agua en tu cuerpo. Este nutriente ayuda a reducir la presión arterial y promueve una buena noche de sueño. Considera consumir alimentos ricos en potasio como las bananas, semillas, frutos secos, frutas, yogur, pepinos, boniatos, tomates, aguacates, verduras de hoja verde, apio, avena y pescado.

3. Vitamina B6

Uno de los nutrientes más esenciales para una buena noche de sueño es sin duda la vitamina B6. Este nutriente ayuda a combatir el estrés y relajar tu sistema nervioso. Algunas de las mejores fuentes de vitamina B6 son las bananas, yogur, nueces, mantequilla de maní, almendras, aguacates, pescado, tomates, espinacas, boniatos, algas, avena y huevos.

4. Calcio

El calcio es un nutriente que brinda propiedades relajantes instantáneas a tu cuerpo y te ayudará a dormir mejor. El calcio reduce el azúcar en la sangre, la presión arterial y la ansiedad. Verduras de hoja verde, yogur orgánico y kéfir, leche de almendras, almendras, semillas de chía y brócoli son excelentes fuentes de calcio.

5. Ácidos grasos omega-3

Tal vez has oído hablar de los numerosos beneficios para la salud de los ácidos grasos omega-3, que ayudan a combatir el estrés, aliviar la inflamación, promover la relajación en tu cuerpo y mejorar el sueño. Las semillas de chía, semillas de calabaza, nueces, salmón, lino, y los huevos son algunas de las mayores fuentes de ácidos grasos omega 3.

Así que si quieres dormir bien por las noches, asegúrate de incorporar estos nutrientes imprescindibles en tu dieta.