El oso polar está en peligro de extinción por el calentamiento global. Según las estimaciones de los científicos, la población de osos polares se reducirá drásticamente dentro de solo 10 años.

Esto se debe a que el hielo donde viven los osos se hace cada vez más fino y se vuelve frágil y quebradizo, lo que imposibilita que estos mamíferos puedan estar sobre ellos.

Por eso, los animales tienen que nadar largas distancias en busca de alimentos, lo que a su vez provoca un mayor gasto de energía y, en consecuencia, su ración debe aumentar. Asimismo, para las madres es cada vez más difícil dar de comer a los oseznos, ya que estos no pueden cubrir largas distancias bajo el agua.

Te puede interesar:

Nueva predicción sobre catástrofe costera global para finales de siglo