El desierto de Atacama comienza cerca de la frontera entre Chile y Perú y continúa en paralelo a la costa del Pacífico, cubriendo un área de 105.000 kilómetros cuadrados.

La razón de su sequedad (0 mm de lluvia al año) es el efecto de la sombra orográfica: los escarpados Andes no dejan pasar las nubes del océano Pacífico. Hay lugares en Atacama donde no ha habido lluvia desde finales de la Edad Media.

Y en otros lugares es como un milagro que ocurre una vez cada muchos años. En el centro de Atacama se encuentra Arica, la ciudad más seca del mundo.

Al mismo tiempo, Atacama no es un desierto caliente: la temperatura media diaria aquí no supera los 25 grados centígrados, y las plantas extraen humedad de las espesas nieblas.