Foto cortesía MinAgricultura, convenio con palmicultores.

Por decisión del gobierno nacional se implementó un plan para atender la situación fitosanitaria de las personas que se dedican al cultivo de la palma de aceite, en la región noreste del país.

Los recursos a destinar serán utilizados para la erradicación de los cultivos donde se ha evidenciado la pudrición del cogollo de la palma, producto de la enfermedad de las plantas.

De igual forma se adelantarán acciones para proteger las más de 50 mil hectáreas que están sembradas; especialmente en el Magdalena, indica un informe del ministerio.

Se trata de dos convenios que se pactaron con la Agencia de Desarrollo Rural y la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, con recursos del Gobierno Nacional por el orden de los $2.300 millones.

El plan inicial que se tiene para obtener resultados es la intervención y mantenimiento de los drenajes, como acción para impedir que se expanda la enfermedad a las hectáreas sanas, situación que empeora durante la ola invernal que atraviesa el caribe colombiano.

Existe un segundo convenio que el ministerio confirmó se firmó con el Instituto Colombiano Agropecuario y el Centro de Investigaciones en Palma de Aceite, Cenipalma, consistente en la erradicación de más de 23 mil palmas para mitigar los efectos de la pudrición del cogollo. El convenio establece que de las palmas erradicadas será restaurado su valor total a los productores.

El viceministro de Agricultura, Juan Pablo Díaz Granados, hizo un llamado a los palmicultores para que implementen buenos hábitos fitosanitarios en los cultivos, y con esto evitar que se dañen.

“Esto que estamos haciendo ayuda muchísimo, pero si las prácticas no son adecuadas la enfermedad va a seguir haciéndose presente incubándose sin distingo a la planta, por eso es clave el compromiso de todos los actores”, puntualizó el funcionario del Gobierno Nacional.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente