Detienen a un ‘capo’ de la minería ilegal en el departamento colombiano del Cauca

El pasado 28 de octubre, este hombre de 49 años de edad, fue detenido por miembros de la Marina para adelantar una verificación de antecedentes por distintos delitos cometidos en Timbiquí, una población ubicada en la Costa Pacífica caucana.

539

José Didier Cadavid Salgado, considerado por las autoridades judiciales colombianas como el ‘amo de la minería ilegal’ en el departamento del Cauca, ha sido detenido por la Armada Nacional gracias a su cédula de ciudadanía.

El pasado 28 de octubre, este hombre de 49 años de edad, fue detenido por miembros de la Marina para adelantar una verificación de antecedentes por distintos delitos cometidos en Timbiquí, una población ubicada en la Costa Pacífica caucana.

Cadavid presentó una cédula falsa, ya que desde marzo del 2015 evadía a las autoridades colombianas porque sabía que le estaban investigando por la extracción ilegal de oro en los lechos de los ríos Timbiquí y Mayasquer, en Cauca y Nariño, así como en parte de Ecuador. Los efectivos de la Inteligencia de la Armada, que sabían que el acusado se encontraba en Timbiquí para retomar la extracción del preciado mineral, procedieron a pedirle otro tipo de documento para constatar su identidad.

De esta forma, Cadavid entregó una licencia de conducción con la dio a conocer su verdadera identidad. “Como portar una cédula adulterada es un delito, los integrantes de la Armada trasladaron a este ciudadano a la estación de Policía para adelantar una captura en flagrancia por el delito de uso de documento público falso”, han indicado los miembros de la Fiscalía. “Sin embargo, los uniformados sabían que no era un capturado cualquiera, era nada más y nada menos que el sujeto que generaba más de 500.000 empleos en dos de sus minas y entregaba millonarias sumas de dinero a las FARC para poder adelantar esta actividad ilícita”, han añadido. Por lo tanto, su detención ha generado insatisfacción entre la población de Timbiquí, la cual se organizó frente a las instalaciones policiales para pedir su liberación.

El dinero de Cadavid

Por todos era conocido que José Didier Cadavid Salgado era el poseedor del dinero: pagaba al Frente 29 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y además compraba a los funcionarios públicos para tener maquinaria, gasolina, químicos y retroexcavadoras en dos ‘entables’ ubicados en el río Timbiquí.

“Una vez salió de la audiencia por el caso de documento público adulterado, agentes del CTI de la Fiscalía volvieron a bordar a Cadavid Salgado para comunicarle los motivos de su captura, entre ellos, el de financiar económicamente a guerrilleros del Frente 29 de las FARC para que le permitieran extraer oro”, ha corroborado el organismo. Esta situación se registraba desde el año 2011, desde el inicio de los trabajos ilícitos en Resguardo Hojal La Turbia, ubicado en el departamento de Nariño, “para luego extenderse a otras localidades como Guapi, López de Micay y Timbiquí”, de acuerdo con la Fiscalía.

Según los datos aportados por dicho organismo, el detenido obtenía semanalmente la suma de 500 millones de pesos gracias a las grandes retroexcavadoras que lograba ubicar en los ríos de la Costa Pacífica, de forma que las actividades llevaron al fin de los recursos hídricos y selváticos. La empresa de Cadavid vertía residuos químicos sin ningún tipo de control en los ríos de la zona, de manera que los indígenas awá “optaron por destruir la maquinaria y expulsarlo de zona de Nariño”.

Así comenzaron a producirse diferentes daños a la zona y a la fauna de los terrenos del Consejo Comunitario Renacer Negro, en Timbiquí. Además, los informes entregados por instituciones como la Corporación Autónoma Regional de Nariño (Corponariño) sobre la afectación al medio ambiente, han permitido que Cadavid sea imputado por siete delitos, entre ellos, contaminación de aguas, daño ambiental, explotación ilícita de yacimiento minero, financiación de grupos al margen de la ley y cohecho.

También se conoce que recibía dinero por parte de las alcaldías, de la Armada y de la Policía para poder tener retroexcavadoras, máquinas tipo oruga, motobombas y plantas eléctricas en la Costa Pacífica para esta actividad irregular.

Asimismo, las FARC le pagaron para poder estar en la zona por la seguridad de la maquinaria, además de un impuesto por cada lote de oro que extraía. Esta situación era constante, por eso la situación era conocida por varios operativos. Sin embargo, “Cadavid nunca fue capturado porque pagaba además por evadir a las autoridades”, ha agregado la Fiscalía.

De igual forma, estas cuentan con información extraída de ordenadores y documentos que reflejan la forma de financiamiento a grupos al margen de la ley y el pago a funcionarios públicos como alcaldes para burlar los controles a la minería ilegal. Por último, se evidenció el miedo que existe entre los pobladores de la Costa Pacífica a la hora de pronunciar el nombre de José Didier Cadavid Salgado. “Amigo, ese señor tiene en su bolsillo a Timbiquí, no solo es amigo de las autoridades sino el financista que le da comer a toda una comunidad”, ha comentado un líder social de Timbiquí. “Uno se convierte en Dios cuando da de comer a la gente”, ha sentenciado.