maestra

El 15 de mayo, se conmemora el Día del Maestro y Maestra en toda Colombia. Porque el 15 de Mayo de 1950, fue proclamado San Juan Bautista de La Salle como patrono de los educadores por parte del Papa Pío XII, por lo que ese mismo año, la Presidencia de la República declaró a esta fecha como el Día del Maestro en Colombia. Un solo día es, indudablemente, poco para agradecerles a los maestros todo lo que con amor, paciencia, dedicación, responsabilidad, sacrificio y esmero, hacen por la educación de niños, jóvenes y adultos en nuestro país. El día del maestro es una fecha para recordar la labor de quienes, en la mayoría de los casos de forma silenciosa, marcan el rumbo de las sociedades. Toca luchar con la pobreza y la grave crisis de valores humanos; con todas esas preguntas que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes hacen, y que no tienen respuestas en los libros ni en las Redes Sociales.

Corresponde al Estado, al Gobierno, la Sociedad, los Padres de Familia y los mismísimos Estudiantes; reconocer sinceramente; la trascendental, significativa e irreemplazable misión de los Educadores de todos los niveles en el proceso educativo de las personas que conforman la Nación. Por su considerable gestión, su entrega, su mística, su pasión, su creatividad, su paciencia, su vocación, su humildad, su amor y sacrificio por los estudiantes colombianos. La lucha del gremio magisterial por unas garantías que les permitan ejercer dignamente su profesión en un ambiente adecuado, propicio para educar las mentes de los estudiantes, que tomarán las riendas del país en el futuro, ha sido constante, valiente, pacífica y continua. La solución al déficit fiscal y al saneamiento de las finanzas públicas, no debe hacerse jamás, a costa de sacrificar la calidad de la educación, debido a que el gasto público social tiene prioridad sobre cualquier otra asignación.

Por los logros de esta insustituible profesión, que se enfrenta a los constantes cambios y avances de la Ciencia, la Tecnología e Innovación. No obstante, en Colombia se valora poco la profesión docente. Se ven forzados a desarrollar protestas, marchas y paros con frecuencia, para exigir sus derechos y poder lograr sus reivindicaciones legales. Siendo que la educación es el mejor instrumento y la única solución efectiva al subdesarrollo nacional. Ojalá se interiorice y aplique que la educación debe ser prioridad de gobierno y una política integral de Estado, y comprender definitivamente, que no es un Gasto, sino la Inversión Social más valiosa del Estado. Por ello los maestros merecen un Salario Profesional, y Prestaciones Sociales, de acuerdo a su valiosísima misión, resaltar su labor, con estímulos reales, respaldo financiero para estudiar, cualificarse, especializarse, maestrarse, doctorarse, desarrollar investigaciones, etc. Porque si aspiramos que nuestro país salga de la Pobreza y Subdesarrollo, la Llave es el Maestro, y el Medio la Educación Universal y con Calidad.

En estos tiempos, ser Maestro sobre todo en el sector público colombiano, implica varios retos. Lidiar con una sociedad regida por la Información y la Tecnología, lo que no resulta fácil cuando no existe la voluntad política y administrativa, ni se destinan los recursos necesarios y suficientes para acceder a ellas. Mejores resultados se lograrían, si el Estado asignara y ejecutara en forma transparente el Presupuesto que necesita y merece al sector educativo, y los padres hicieran el acompañamiento debido a la labor Educativa. Es indiscutible, que los maestros y maestras, son aquellas personas que a través de sus enseñanzas, pueden transformar la manera de ver nuestro mundo y nuestra realidad. El buen Maestro y Maestra, siempre deja huellas y jamás cicatrices; que marquen de una vez para siempre a sus estudiantes, el camino correcto en la vida. Recordemos siempre que no existe ningún colombiano, que no deba su grado de educación a los Maestros y Maestras. Pues las demás profesiones son hijas de la profesión Docente.

Por: Benjamín Maza Buelvas
Benjamín Maza Buelvas.