El cuidado de la sonrisa de un adulto empieza desde que es un bebé. Aunque los dientes de leche sean temporales, estos son vulnerables a la aparición de la caries dental desde el momento en que erupcionan.

“Si un diente de leche se pierde antes de tiempo, otros dientes pueden desplazarse hacia el espacio dejado por él y pueden dificultar la salida de los dientes permanentes posteriormente, por la pérdida del espacio. Esto puede hacer que los dientes salgan torcidos o apiñados, incluso que la mordida no se desarrolle adecuadamente.” Afirma María Cecilia Cabal, odontóloga pediatra y profesora de la Universidad El Bosque. El reemplazo de los dientes temporales por dientes permanentes comienza entre los 5 y 6 años de edad aproximadamente y termina alrededor de los 10 o 12 años de edad.

Los dientes de leche son el primer conjunto de 20 dientes que tiene un niño. Estos generalmente se pierden y son reemplazados por los dientes permanentes. En la mayoría de los niños, el primer diente de leche sale entre los 6 y los 10 meses de edad y la salida de los 20 dientes se completa alrededor de los dos años y medio. Los padres y cuidadores en muchos casos no son conscientes que la práctica del cepillado diario se debe iniciar con la salida de los primeros dientes.

Los dientes de leche son muy importantes para la salud y el desarrollo de los niños. Están allí por varias razones: les ayudan a masticar, a hablar y a sonreír, siendo una de las funciones más importantes la de guardar el espacio para los dientes permanentes que están creciendo dentro de la encía.

A pesar de ser temporales, los dientes de leche son propensos a las caries si no se tiene una adecuada salud oral; en la actualidad el descuido de padres, madres y cuidadores ya causa estragos que se visualizan en las alarmantes cifras de lesiones tempranas hasta el 29% de afectación en el primer año de vida, 83% a los 3 años y hasta el 89% a los 5 años. La caries en estados avanzados puede producir dolor e incluso infección. El dolor puede interferir en la capacidad del niño de concentrarse en el colegio, de disfrutar las actividades diarias y de comer o tomar bebidas. La infección puede poner en riesgo la salud del niño y afectar directamente su calidad de vida, autoestima y la capacidad de desarrollar relaciones interpersonales.

Para mantener los dientes de leche sanos, se deben cepillar dos veces al día desde que sale el primer diente, usando un cepillo dental adecuado para la edad y una crema dental con flúor, además, es vital asistir a controles odontológicos semestrales. El Ministerio de Salud y Protección Social a través de su estrategia de cuidado de la salud bucal “Soy generación más sonriente”, beneficia a los niños y jóvenes de 0 a 17 años y les permite acceder a la aplicación del barniz de flúor gratuitamente a través del plan obligatorio de salud (POS).
Es fundamental que los niños asistan regularmente al odontólogo para que este pueda guiar a los padres, cuidadores y al menor en cuanto a los hábitos adecuados de higiene oral y el cuidado de la salud bucal general desde edades muy tempranas. Aprender buenos hábitos de higiene oral desde los primeros años es mucho más fácil que cambiar hábitos inadecuados posteriormente.

Colombia conjuntamente con Perú, Ecuador y Bolivia, celebrará el próximo 25 de octubre el Día Nacional del Cepillado Dental, en el marco del Día Mundial por Un Futuro Libre de Caries.