Una estructura dedicada al tráfico de estupefacientes desarticulada, diez personas capturadas, once allanamientos desplegados en diferentes puntos de la ciudad, es el resultado de la Operación Sodoma, desplegada por la Policía Metropolitana de Cartagena, en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, que permite blindar los entornos escolares y universitarios del flagelo de la drogadicción.

En las últimas horas, en ejecución del Plan San Juan de Dios, funcionarios de la Seccional de Investigación Criminal e Interpol, en conjunto con la Fiscalía Seccional de Bolívar, desplegaron once allanamientos simultáneos en los barrios Las Lomas, Calle del Crac, Paraguay, la Boquilla y San Fernando, donde funcionaban varios expendios de estupefacientes, afectando los alrededores de las instituciones educativas y parques ubicados en su zona de influencia, inclusive vinculando a niños, niñas y adolescentes, como pequeños jíbaros, para no alertar a la comunidad educativa.

En los procedimientos se capturaron ocho personas por orden judicial y dos más en flagrancia, incautando más de 1.000 dosis de estupefacientes, 10 millones 332 mil pesos en efectivo y dos celulares, capturados y elementos puestos a disposición de la Fiscalía General de la Nación, por los delitos de tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir.

Varias semanas de labores de investigación, con el apoyo de agentes encubiertos, permitieron recolectar elementos materiales probatorios que daban cuenta de las funciones de cada uno de los integrantes de esta estructura criminal, empleando algunas viviendas como puntos de acopio y expendios de estupefacientes, funcionando 24 horas del día, logrando la obtención de las ordenes de allanamiento y registro contra estos inmuebles y la expedición de las ordenes de captura contra sus integrantes, emanadas del Juzgado Cuarto Penal Municipal con Función de Control de Garantías de Cartagena.

El suministro de estupefacientes por encargo a los estudiantes de un centro de educación superior y tres instituciones educativas, era uno de los modus operandi de esta estructura criminal, para lograr la vinculación y dependencia de los menores, convirtiéndolos en sus jíbaros.

Los capturados se encuentran a disposición de la Fiscalía General de la Nación, por los delitos de porte, tráfico y fabricación de estupefacientes y concierto para delinquir, y están a la espera de definir su situación judicial, ante un Juez de Control de Garantías.