Gracias Dios, creador del pasado, presente, futuro y de todo lo existente del mundo terrenal y celestial. Te agradezco porque me has concedido, el honor de vivir un año más, que ya pasó al libro de la historia. Seguramente todos los que han llegado con respiración a este año nuevo coinciden con la virtud de mi gratitud, solo que cada quien lo hace de diferente forma.

Yo he encontrado la mejor manera de hacerlo a través de este texto, me satisface profundamente que TÚ a todos nos entiendes de manera perfecta. Dios te suplico que en este año nuevo que está iniciando, nos bendigas con abundante salud, amor, sustento, trabajo y paz. Guíanos por la senda ideal, te lo imploro a ti, porque tú eres el majestuoso de esta creación, bendice a mi familiares y amistades y hazlo copiosamente, que no les falte el alimento en su hogar, y todo lo que necesitamos para vivir en tranquilidad.

Padre dale paz genuina a la población de los países que la desconocen y la proclaman desesperadamente a cada instante de su vida. ¡Oh Dios!, dale el sustento a la población que se muere por no tenerla, Padre, obséquiale salud a los que la necesitan desesperadamente y libertad a los que la solicitan a gritos fuerte. Danos fortalezas plural, para vivir las pruebas que se nos presentan en el camino, por ejemplo; la pérdida física de un ser apreciado.

¡Oh, Redentor Divino!, sé tú el perfecto mentor de los gobiernos en cada nación del planeta no permitas que sean perversos con el pueblo generoso e inocente … Ayúdanos a vivir con amor y aplicar plena solidaridad con nuestros semejantes. Ofrécele felicidad a los niños y ancianos abandonados e ignorados por los irresponsables de sus familiares, borra de nuestra mente todo lo inconveniente que no, nos deja vivir en firme sosiego, ayúdanos a vivir en igualdad, ayúdanos a multiplicar el cariño verdadero a nuestro prójimo, que es el regalo más especial de tantos, que Tú nos has otorgado.

Ayúdanos a cumplir nuestras metas propuestas de hoy, para después ayudarles a los demás a realizar los ideales que tienen en mente. Auméntanos el vital líquido que en muchos lugares es difícil encontrarlo, que sea apto para consumirlo… Padre, aumenta mi inteligencia para ser un fiel defensor del pueblo humilde, que en múltiples ocasiones, el adinerado o estudiado, de ellos se aprovechan. Derrama en cada uno de nosotros tu amor y bondad por siempre, gracias por tu infinita gracia.

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
Escritor y poeta