La disfunción eréctil es un marcador temprano de enfermedades cardiovasculares. Un diagnóstico clínico acertado puede ayudar a detectar a tiempo otras enfermedades y revertir los daños que pueden generar en diferentes órganos del cuerpo.

Se estima que “más de la mitad de los hombres mayores de 40 años de edad en Venezuela, Colombia y Ecuador sufren algún grado de alteración con su erección”

Tabaquismo, consumo de alcohol, sobrepeso y cifras fuera de control en colesterol y triglicéridos son factores que afectan la potencia sexual masculina.

La disfunción eréctil (DE) es una condición que afecta la potencia sexual masculina e impide lograr o mantener una erección. Suele presentarse a partir de los 50 años y se calcula que entre del 5% al 47% de la población adulta presenta o manifiesta disfunción eréctil moderada a completa1,2

Para el Doctor Carlos Gustavo Trujillo, urólogo de la Fundación Santafé es importante aprender a reconocer los factores de riesgo que ayudan a determinar con más facilidad la presencia de esta condición, cómo: 1,2

  • Edad: la prevalencia de la disfunción eréctil aumenta con la edad y debe considerarse motivo de consulta con el especialista.
  • Consumo de alcohol y Tabaquismo: el cigarrillo aumenta el riesgo de la aparición de la enfermedad significativamente; cabe resaltar que la patología se incrementa en relación a la forma de dosis de dependencia de estos dos factores.
  • Sedentarismo: se considera que hay una correlación positiva entre la disfunción eréctil y el sobrepeso, uno de las causas más frecuentes de tener una vida sedentaria.
  • Hipertensión arterial: se ha demostrado que el 15% de los pacientes en tratamiento para la hipertensión no logran mantener una erección.
  • Diabetes: esta enfermedad es directamente proporcional con la aparición de disfunción eréctil, pues se estima que en los diabéticos es tres veces mayor esta condición.
  • Dislipidemia: los niveles de colesterol elevados son generalmente indicadores desencadenantes de la patología, se estima que el colesterol y los triglicéridos están aumentados en el 26% de los hombres que tienen la enfermedad sexual.

“Si las reunimos todas, podemos determinar que son prácticamente los mismos factores de riesgo para una enfermedad coronaria e infarto. Por este motivo, hoy en día la disfunción eréctil es considerada un marcador temprano de enfermedad cardiovascular” resalta el especialista.

La DE es una patología frecuente que afecta la calidad de vida, no solo del hombre que la padece, sino también de su pareja y por lo tanto de su entorno, es por ello que el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad debe ser guiado por un especialista.

Mitos sobre la disfunción eréctil

  • Es una enfermedad psicológica. En la mayoría de los casos la disfunción eréctil se presenta por una causa orgánica. Sin embargo, de no ser así, el origen puede atribuirse a una condición “situacional”, que aparece cuando los pacientes tienen relaciones sexuales en situaciones estresantes, lugares inadecuados, etc.
  • Es incurable. La patología en su mayoría puede ser corregida, para ello es importante tener buenos hábitos de vida, tratar enfermedades de base que la producen y seguir el tratamiento adecuado indicado por el especialista.
  • Automedicación como solución. Aunque algunos pacientes requieren del uso de medicamentos, y usualmente responden a ellos; no todos los necesitan, ni en todos es suficiente su uso como monoterapia, es decir el uso de una sola terapia farmacológica.
  • No es prevenible. El riesgo de presentar el trastorno de DE puede disminuirse significativamente con hábitos de vida saludables. Integrar actividad física, buena alimentación y evitar el abuso del alcohol o el tabaquismo  son factores importantes de prevención.

El urólogo Carlos Gustavo Trujillo afirma: “existen varias opciones de tratamiento, pero estas varían de acuerdo con la respuesta del paciente. Inicialmente se busca corregir la enfermedad mediante tratamientos discretos, es decir medicamentos orales, útiles en la mayoría de los casos, eficaces y seguros. Debe considerarse que en la actualidad los pacientes cuentan con múltiples opciones de manejo para esta enfermedad. Es ideal que cada caso sea tratado de manera individual por el especialista y así ofrecer respuestas adecuadas a cada necesidad”


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente