Brigadistas de México, Perú, Argentina y Francia llegarán a Chile para ayudar a combatir la devastadora ola de incendios que sufre el país austral, según anunció este viernes la presidenta Michelle Bachelet.

Entre este viernes y el sábado arribarán al país 58 brigadistas mexicanos y 50 peruanos. El lunes llegarán 60 bomberos de Francia y también está prevista la llegada en los próximos días de medio centenar de brigadistas de la provincia argentina de Córdoba y de 35 Cascos Blancos, el instrumento humanitario internacional de la Cancillería argentina.

Esta ayuda internacional se suma a la treintena de bomberos colombianos que llegaron esta semana y ya se encuentran en la región del Biobío combatiendo las llamas.

“A medida que lleguen tendremos a más de 250 brigadistas además de los que ya están“, señaló Bachelet en una comparecencia ante los medios.

La presidenta aseguró que 46 aviones y helicópteros están operando actualmente en las regiones de la zona centro y sur del país afectadas por los incendios, y anunció que se han alquilado más aeronaves de Perú y Europa, además de un enorme avión cisterna que enviará el Gobierno ruso.

Esto permitirá duplicar la capacidad actual para combatir las llamas desde el cielo, aunque Bachelet subrayó que para la extinción de los incendios es fundamental el trabajo que realizan las brigadas y bomberos por tierra.

“El agua sirve en algunos casos para rebajar la intensidad del fuego y para disminuir la temperatura y permitir que ingresen los bomberos y brigadistas“, explicó la mandataria.

En cuanto al Ilyushin Il-76 ofrecido por el Gobierno de Rusia, que puede lanzar cargas de 42 toneladas de agua, Bachelet señaló que se están afinando los detalles del vuelo, que tendrá una duración de 32 horas.

La mandataria anunció también el inicio de la entrega de bonos y subsidios para los miles de damnificados por la tragedia.

El Gobierno entregará bonos para comprar enseres y subsidios para la reparación o construcción de nuevas viviendas, aunque la prioridad es extinguir el fuego y limpiar las zonas dañadas.

Bachelet destacó que la sociedad civil tiene un “rol clave” en la canalización de las toneladas de ayuda que se está recaudando en todo el país.

Dijo también que 3.000 militares están desplegados en terreno para ayudar a limpiar y garantizar la seguridad en las zonas afectadas, un contingente que se reforzará durante las próximas horas.

Chile sufre la peor ola de incendios forestales de su historia, con más de 450.000 hectáreas calcinadas desde mediados de 2016.

Según el último balance de las autoridades, hay 77 incendios en combate y 51 que han sido controlados, con una superficie afectada de casi 290.000 hectáreas.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente