EE.UU. acusa a Google de posición dominante en el mercado de búsquedas

663

El Departamento de Justicia (DoJ) de los Estados Unidos ha presentado hace unos días una demanda civil anti-monopolio contra Alphabet, la empresa matriz de Google, a la que acusa de tener una posición dominante en el mercado de buscadores y en la publicidad en las búsquedas por Internet.

La acusación considera que Google mantiene ilegalmente monopolios mediante prácticas anticompetitivas en los mercados de búsquedas y en la publicidad de búsquedas. El DoJ explica que Google ha representado el 90% de las búsquedas online en EE.UU. durante años y ha utilizado tácticas anticompetitivas para mantener y extender estos monopolios. Básicamente, al exigir que Google se estableciera como buscador general predeterminado en millones de móviles y ordenadores de todo el mundo.

Esta demanda es la mayor contra Google en Estados Unidos, una vez que la Comisión Federal de Comercio (FTC) cerrase en 2013 una investigación por conducta presuntamente monopolística. Aunque la compañía ha sido multada hasta en tres ocasiones por las autoridades de la competencia de la Unión Europea por un total de 8.250 millones de euros.

No es la primera vez que una de las grandes empresas tecnológicas afronta multas severas por parte de los reguladores. Por ejemplo, Facebook aceptó una multa de 5.000 millones de dólares por parte de la Comisión Federal de Comercio en el mes de julio de 2019. Se trataba de la mayor impuesta por la FTC hasta la fecha.

A las empresas no parece afectarles

Si miramos el histórico de Alphabet (Google) el día después de la presentación de la demanda, las acciones no se movieron. El trading en las acciones de Google no sufrió variaciones por la noticia. De hecho, las acciones de Google se revalorizan más de un 22% en lo que llevamos de año y hacen oídos sordos a esta noticia.

Dicen los expertos que los inversores estaban más pendientes de los resultados que publicaba en unos días que en las posibles consecuencias de la demanda. Esto es así porque los ingresos por publicidad online en los Estados Unidos, donde Google y Facebook son dominantes, se prevé que crezcan un 17% en 2021 tras una subida del 8% en 2020, según algunas estimaciones.

El pasado jueves varias de las principales compañías tecnológicas estadounidenses publicaron resultados (Amazon, Apple, Facebook y Google). Y las cuatro publicaron muy buenas cifras y batieron las estimaciones, sin que hubiera rastro de las denuncias.

En concreto, en el caso de Google la empresa ganó 25.042 millones de dólares hasta septiembre, un 5,8% más que en el mismo periodo de 2019. Tiraron de estas cifras los mayores ingresos de Google Cloud (los servicios en la nube) y la publicidad de YouTube. Sólo en el tercer trimestre, Alphabet ganó 11.247 millones de dólares, un 60% más con unos ingresos que llegaron a los 46.173 millones, un 14% más.

Y eso que los ingresos por publicidad se han visto mermados este año por las consecuencias de la pandemia por la COVID-19. Muchos de los anunciantes se vieron en la necesidad de retirar sus campañas y Google tuvo que compensarlo con una reducción en el precio de los anuncios.

Sin embargo, la recuperación de los ingresos ha sido meteórica, sobre todo en Google y YouTube, donde se han alcanzado ya los 30 millones de suscriptores en su versión premium. Los ingresos por anuncios en la plataforma de vídeos se incrementaron un 30% en el tercer trimestre, hasta los 3.800 millones. Y con el buscador logrando unos ingresos de 37.100 millones en 2020 frente a los 34.000 de hace un año una multa como la que afrontó Facebook no supone demasiado daño.