El plan chino de lanzar un contrato petrolero denominado en yuanes antes de fin de año está acompañado de rumores de que el gigante asiático será un gran comprador de las acciones de la petrolera estatal saudí Aramco.

“Todo esto empieza a cobrar sentido, desde un punto de vista geopolítico, en el sentido que China, Rusia y los saudíes están buscando escapar del dólar estadounidense, de su hegemonía”, ha declarado el analista financiero Max Keiser en una entrevista concedida a la redacción de RT en inglés.

No obstante, Keiser recuerda que los países que “intentaron salir de la matriz del petrodólar han acabado terriblemente mal”. “Saddam Hussein quería intercambiar petróleo por euros y lo mataron, Muammar Gaddafi quería intercambiar su energía por algo distinto al dólar estadounidense: lo mataron”, añade el analista.

 


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente