Desde hace cuatro años, Colombia se convirtió en el primer país de América Latina en comercializar sistemas electrónicos de calentamiento de tabaco. Desde ese momento, e inclusive antes, han estado disponibles diferentes productos para fumadores adultos que están buscando alternativas menos riesgosas, en comparación al cigarrillo para consumir tabaco o nicotina. Pero, transcurridos algunos años desde la llegada de estos dispositivos al mercado nacional ¿cuál es la percepción de los colombianos frente a estos?

 Según el último estudio sobre tendencias en consumo de tabaco en Colombia, realizado por Data Sciences Inc, firma canadiense experta en el análisis de mercados, un 75% de los colombianos conoce o está familiarizado con los cigarrillos electrónicos y un 55% con los sistemas de calentamiento de tabaco. La diferencia entre estos productos es que, los primeros utilizan líquido de nicotina, mientras que los sistemas electrónicos de calentamiento de tabaco, como su nombre lo indica, calientan unidades de tabaco. Según estudios científicos a la fecha, ambos al no emplear la combustión para su funcionamiento suponen un menor riesgo para la salud de quienes los consumen, en comparación con quienes fuman cigarrillo.

De las personas que afirmaron estar familiarizados con los cigarrillos electrónicos y sistemas de calentamiento de tabaco, el 42% y el 38% respectivamente afirmó que son un desarrollo positivo, entendiendo que conocen sus diferencias con los cigarrillos, principalmente frente a la reducción del riesgo en el consumo de tabaco. En ese sentido, se les preguntó a los encuestados si conocían la decisión de la FDA de autorizar la comercialización de IQOS en los Estados Unidos, un sistema electrónico de calentamiento de tabaco, con información de riesgo modificado, a lo que el 52% manifestó que entienden que esta decisión está relacionada con una reducción de la exposición en químicos nocivos en el producto.

Según la FDA, una autorización de riesgo modificado (MRTP) implica la “comercialización de un producto como si contuviera un nivel reducido de una sustancia o presentara una exposición reducida a la misma, o como si estuviera libre de una sustancia, cuando se espera que la emisión de la orden beneficie a la salud de la población.”[1].

Si se compara el conocimiento que tienen los colombianos de estos productos con las últimas cifras presentadas por la industria sobre las ventas de cigarrillos, se encuentra que existe una preferencia por los productos que entregan tabaco o nicotina sin combustión, como los cigarrillos electrónicos y sistemas de calentamiento de tabaco. Por ejemplo, durante el 2020 Philip Morris International disminuyó el volumen de comercialización de cigarrillos en América Latina y Canadá en un 11,8%, mientras que el volumen de unidades de tabaco calentado incrementó en un 50,8%, alcanzando un total de 451 millones de unidades vendidas. Estos resultados van en línea con la visión de la compañía de crear un futuro libre de humo en el cual estos productos que entregan nicotina sin combustión remplacen a los cigarrillos.

Para Silvia Barrero, Vicepresidente de Asuntos Externos de Philip Morris International para la Región Andina, “estas cifras muestran la transición de cigarrillos a un portafolio de productos libres de humo, entendiendo que los fumadores adultos merecen acceso e información sobre alternativas que representen un menor riesgo para su salud si desean continuar consumiendo nicotina o tabaco”. La necesidad surge bajo el entendido que el cigarrillo sigue siendo el producto de tabaco de mayor preferencia en Colombia, pues el 10% de los encuestados afirmó que los consume diariamente y un 35% afirmó que fuma ocasionalmente. En cuanto a los cigarrillos electrónicos, solo el 2% de la población afirmó usarlos diariamente y el 30% dijo que los usaba «a menudo o raramente». Igualmente, Data Sciences Inc estima que el 2% de la población utiliza diariamente sistemas electrónicos de calentamiento de tabaco y el 25% los utiliza «a menudo» o «raramente».

Finalmente, el 72% de los encuestados afirma tener amigos cercanos que fuman cigarrillos, mientras que el 60% afirma tener fumadores entre sus familiares, evidenciando la necesidad de fortalecer las acciones encaminadas a prevenir la iniciación en el consumo de tabaco, pero sobre todo en lograr que esos fumadores adultos colombianos dejen el cigarrillo o, en caso que quieran seguir consumiendo nicotina o tabaco, cuenten con la información y acceso necesario para hacer la transición a alternativas que representen un menor riesgo que continuar fumando.

[1]FDA Authorizes Marketing of IQOS Tobacco Heating System with ‘Reduced Exposure’ Information. https://www.fda.gov/news-events/press-announcements/fda-authorizes-marketing-iqos-tobacco-heating-system-reduced-exposure-information