El 70 por 100 de los italianos es analfabeto. El porcentaje puede impresionar, pero puede pecar por defecto, porque la cifra real se aproxima al 80 por 100. Son personas que leen, discuten, escuchan, resuelven sus asuntos sin aparente dificultad, pero son analfabetos «funcionales», encontrándose en un área que está por debajo del nivel mínimo de comprensión en la lectura o en la escucha de un texto de meda dificultad.

El 5 por 100 de la población italiana es todavía hoy analfabeta estructural, “incapaz de descifrar letras o cifras”. Así lo afirma un artículo del diario La Stampa, que asocia a España junto a Italia.

Se trata de un problema no solo italiano

“La evolución de las tecnologías electrónicas y la sustitución del mensaje escrito con el de iconos está modificando un poco en todas partes el nivel de comprensión. Pero si los porcentajes atribuidos a otras sociedades (también en Francia, Alemania, Inglaterra y Estados Unidos) sufren incoherencias y retrasos, no se acercan a estas latitudes angustiadas, que pertenecen solamente a Italia y a España”, Afirma Mimmo Cándito periodista, escritor y profesor de Lenguaje, destacando que se trata de un problema complejo, que tiene raíces profundas, sociales y políticas.

Uno de cada 5 no abrió un periódico o libro

Con números en la mano, 23 millones de italianos, casi el 40 por 100, no tiene ningún título de estudio o, al máximo, el de la escuela elemental. Solo el 20 por 100 de los italianos es consciente de su propio papel social, capaz de usarlo con pleno control en la interrelación con cualquier acto público o privado. Otro dato llamativo es que el 18,6 por 100 de los italianos no abrió un libro o un periódico el pasado año, ni fue al cine o a un concierto, según datos ofrecidos este lunes por el Instituto Oficial de Estadística.

Estos datos ofrecidos por La Stampa son en realidad similares a los que comentaba el profesor Tullio De Mauro, el gran lingüista italiano de fama internacional, exministro de Educación, fallecido el pasado 5 de enero. Recuerda el diario turinés que Tullio De Mauro decía que más del 50 por 100 de los italianos se informa (o no se informa), vota y trabaja siguiendo una capacidad de análisis fundamental: Ante un acontecimiento complejo -la crisis económica, guerras, política nacional o internacional- es capaz de una comprensión apenas básica.

En definitiva, no basta con haber aprendido en la escuela a leer, escribir y hacer cuentas. Se puede volver atrás. Tullio De Mauro lo llamaba “analfabetismo de retorno”.

Lengua en vía de extinción

En coincidencia con este artículo, el presidente de la Academia de la Crusca (el Instituto nacional para la salvaguardia y el estudio de la lengua italiana), Claudio Marazzini, lanza la alarma sobre el italiano, considerándolo un idioma en extinción.

“Si continuamos con este paso, en el 2.300 el italiano habrá desaparecido. En su lugar se hablará solo el inglés”, afirma en La Stampa Claudio Marazzini, profesor de Historia de la lengua italiana, adelantando que ya en el 2.050 “nuestro lenguaje será más pobre, menos culto e inundado de anglicismos”.