Adrian Newey y Marek Reichman han desvelado el diseño definitivo del AM-RB 001
El primer AM-RB 001 pisará la calle antes de que acabe 2017
La producción se iniciará en 2018, será de 150 unidades de calle y 25 de circuito

Tras meses de rumores, el Gran Premio de Australia de Fórmula 1 sirvió para sellar el acuerdo entre Aston Martin y Red Bull Advanced Technologies. Un acuerdo destinado a desarrollar un hypercar sin ataduras y en el que se uniera toda la experiencia de Aston Martin y la tecnología de competición de Red Bull. El resultado es el Aston Martin Valkyrie –AM-RB 001 en código interno–, un vehículo motorizado por Cosworth capaz de acelerar de 0 a 321 kilómetros/hora en 10 segundos y alcanzar una velocidad punta superior a 400 kilómetros/hora. Sólo se fabricarán 150 unidades homologadas para la calle –ya están todas vendidas por 3 millones de euros cada una– y 25 destinadas a circuito.

Hablar del AM-RB 001 es hacerlo de un coche único, por diseño, pretensiones y concepción. Hablamos de un vehículo que pude ser perfectamente el eslabón perdido entre un hypercar de calle y un coche de competición, a mitad de camino entre un Fórmula 1 y un LMP1. Sea cuál sea el punto de origen y destino –se fabricarán 150 unidades matriculables y 25 para la pista–, lo que está claro es que el Valkyrie representa la perfecta comunión entre la dilatada trayectoria de diseño de Aston Martin y la tecnología derivada del mundo de la competición utilizada por Red Bull, que se han rodeado de los mejores proveedores para ofrecer un resultado inigualable.

El trabajo realizado por Adrian Newey y Marek Rechiman ha dado como resultado un hypercar escultural y aerodinámico con monocasco de fibra de carbono –desarrollado en colaboración con Multimatic– y que poco tiene que envidiar en su diseño a un LMP1. De hecho, presenta rasgos propios de los diseños de los prototipos de Le Mans como un morro elevado que da pie a un prominente frontal que mantiene la calandra habitual de los diseños de Aston Martin, pero que en el fondo es el inicio de una canalización natural del aire gracias a los distintos planos y niveles del splitter delantero.

Los pasos de rueda dibujan la silueta del neumático para crear así canales de aire en torno al habitáculo, tendencia que también se repite en las ruedas traseras. Al final, la mejor manera de definir el Aston Martin Valkyrie es a través de su perfecta aerodinámica que posiblemente incluya elementos de aerodinámica activa que complementen su agresivo difusor. En este aspecto, el habitáculo tiene el diseño de gota de agua con una enorme caída estilo coupé que termina en el propio difusor, bajo un spoiler activo –similar al del Ferrari LaFerrari–. En su zaga además presenta un único escape situado sobre la carrocería.

En declaraciones a la revista Motoring, Reichman confirmó que el AM-RB 001 dispondrá de puertas de ‘alas de gaviota’ con apertura vertical y un sistema de suspensión regulable en altura que actuará automáticamente junto a una cámara frontal que detectará baches en la carretera. El puesto de conducción será fijo, pero se podrá regular la posición de la columna de dirección y los pedales.

Una vez mostrado su diseño, el AM-RB 001 todavía no ha desvelado sus argumentos mecánicos, aunque Newey ya ha adelantado que “la primera unidad en pruebas pisará la calle antes de que acabe 2017, y la producción comenzará en 2018”.

En este sentido, según la revista Autocar, contará con un motor atmosférico V12 Cosworth en posición central-trasera de entre 6.0 y 7.0 litros que trabajará a 9.500 revoluciones por minuto, una configuración inédita para Aston Martin, y contará con algún tipo de asitencia eléctrica –similar al KERS de los Fórmula 1– que entregará aproximadamente 80 caballos extra de manera puntual, pero no será estrictamente un híbrido a pesar de contar con baterías ligeras de origen Rimac –similares a las que equipa el superdeportivo eléctrico Concept–. La relación peso/potencia del AM-RB 001 será de 1:1 o lo que es lo mismo, tendrá un caballo por kilo de peso. Teniendo en cuenta que el peso objetivo está en torno a la tonelada, este V12 enviará cerca de 1.000 caballos a las ruedas traseras mediante una caja de cambios secuencial de un solo embrague y siete velocidades cortesía de Ricardo –proveedor de McLaren Automotive–.

Por lo que al sistema de frenado se refiere, su elaboración se ha encargado a Alcon y Surface Transforms, y es sabido que contará con discos de carbono. La gestión electrónica del motor y el control de tracción y de estabilidad correrá a cargo de Bosch, y Wipac será responsable de los faros ligeros de LED para la versión de calle.

En cualquier caso, los 150 AM-RB 001 de calle y los 25 de competición se fabrican en Gaydon de forma casi artesanal por los trabajadores más cualificados de la marca y ya se han vendido por precio superior a los 3 millones de euros.

Sea como fuere, lo que es seguro es que el primer prototipo funcional rodará por carretera en 2018, realizándose las primeras entregas del vehículo en 2019.

En una entrevista concedida por Adrian Newey al The Wall Street Journal, el exdirector técnico de Red Bull Racing, ofreció algunos nuevos datos sobre el hypercar desarrollado junto a Aston Martin. Según los datos obtenidos en la simulación, el AM-RB 001 generará una carga aerodinámica de 309,35 kilos/centímetro cuadrado y 4,5G de aceleración lateral –datos muy próximos a un Fórmula 1–, lo que le permitirá progresará de 0 a 321,86 kilómetros/hora en sólo 10 segundos y alcanzar una velocidad punta de 402 kilómetros/hora.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente