El reloj marcaba el minuto 73 del partido que Venezuela perdía 2 goles por 0 ante Brasil, cuando un repentino apagón dejó en penumbras el estadio Metropolitano de Mérida, durante el último encuentro de la décima fecha de las Eliminatorias sudamericanas.

Fue entonces cuando los papeles se invirtieron en el escenario deportivo. Los jugadores, que se agolparon en la cancha a esperar que se restableciera el servicio, se volvieron espectadores de los hinchas que en las tribunas y en medio de la penumbra, mostraron su indignación por lo que sucedía.

Silbidos, gritos y arengas como “fuera Maduro”, “revocatorio” o “y va a caer, y va a caer, este gobierno va a caer”, se escucharon durante los 22 minutos que duró el apagón, enojo que también se trasladó a las redes sociales, donde miles de venezolanos opinaron sobre lo que ocurría en Mérida.

apagon_venezuela-brasil

Y es que lo sucedido en medio del encuentro entre venezolanos y brasileños es solo un reflejo de la crisis energética que atraviesa el país desde 2008, tiempo en el que se vienen presentando fallas eléctricas que, según la agencia de noticias AP, las autoridades atribuyen en su mayoría, a acciones de sabotaje de sus adversarios políticos.

La oposición rechaza los señalamientos y asegura que los apagones se deben a insuficiencias en la capacidad de generación, fallas en el mantenimiento de las instalaciones y deficiencias en la administración del Gobierno actual.

En los últimos meses la crisis se agudizó, pues en varias regiones venezolanas se presentan cortes en el flujo eléctrico de hasta cuatro horas diarias.

Lo paradójico del hecho es que la falla eléctrica se produjo horas después de que el Gobierno venezolano anunciara el envío de 600 transformadores a Cuba como ayuda tras el paso del huracán Matthew.

Finalmente, en el Metropolitano de Mérida se reanudó el compromiso, que no tuvo más interrupciones hasta el minuto 116 cuando el árbitro Víctor Hugo Carrillo dio el pitazo final.

En rueda de prensa, Rafael Dudamel, entrenador de Venezuela, se refirió al tema y dijo que lo sucedido era “una situación ajena que se nos escapa de las manos”.

El inesperado apagón que también reflejó el mal momento de la escuadra venezolana en las Eliminatorias, en la que solo ha podido sumar 2 puntos y sigue hundiéndose en la tabla de clasificación.