Fundamentalmente, el arte en sus inicios se define como un aspecto a favor de los rituales y los memoriales de luchas y hazañas humanas, lo estético y decorativo aparecen muy después. La principal temática de las pinturas rupestres son las escenas de cacería, lo cual nos hace suponer que algún sentido especial tenía, para los hombres más primitivos.

Quizás, la mayoría de estudiosos y críticos del arte no entienden la razón de lo anterior o no se ponen de acuerdo, pues algunos dicen que las escenas de caza implicaban un empoderamiento emocional de aquellos hombres, para luchar con más ahínco o valor, en la obtención de carne para su alimentación. Otros creen que esas representaciones pictóricas eran formas de recordar ciertas gestas o logros, ante esas incursiones de cacería.
En dado momento, los seres humanos empiezan a crear utensilios como ollas, jarrones y vasos, muchos de los cuales son decorados con dibujos o diseños pictóricos; en ese caso surge el arte utilitario.

Respecto a las primeras civilizaciones (Mesopotámicas principalmente), existen evidencias de que la escultura fue un aspecto a favor de la adoración de dioses y formas de la naturaleza, y dada la maestría técnica de muchas de tales realizaciones es que los estudiosos le dieron la connotación, de arte. De tal manera, hubo muchas representaciones de Astarté diosa de la naturaleza, de la vida, fertilidad y placeres carnales, y de Baal dios de la lluvia y la fertilidad.

En el esplendor de las culturas griegas y romanas, en el arte se da la búsqueda de lo estético, no importa si la temática fuera puramente profana o religiosa.
En las culturas orientales ha tenido mucho aprecio por el arte religioso, por eso en el budismo por ejemplo la imagen de Buda es preponderante, o del dios Shiva, en el hinduismo.

Con el advenimiento del cristianismo, surgen las representaciones pictóricas en las catacumbas, pero como instrumento didáctico y de motivación a la fe. En la alta edad media (que contiene al arte Bizantino y la época esplendorosa del Gótico) y en la edad moderna, el arte sacro (Renacentista) toma gran importancia, quizás más que el arte de lo secular. Por eso hasta llegada la edad contemporánea, la temática religiosa aún era importante.

Empero, a mediados del siglo XVIII, la aparición de las ideas de la ilustración influyen en muchos artistas de la época, los cuales se inclinan al abordaje de temáticas profanas, que exaltan los ideales de libertad, de justicia, de la democracia, entre otros; en el siglo XIX, toma más fuerza la temática de lo sensual y romántico.

Llegado el siglo XX, el panorama artístico es dominado por el arte secular, y lo religioso queda relegado. De hecho, las academias de arte se vuelcan a cierto neoclasicismo o al contrario, en la búsqueda de formas subjetivas como lo abstracto, lo surrealista, expresionista, formas de vanguardia y hasta la temática de protesta (ejemplo es el muralismo alegórico mexicano destacado entre 1910 y 1950), o el futurismo (1909-1944) que enfatiza el movimiento de cosas (energía cinética), ejemplo son las pinturas de competidores en bicicleta o de corredores de caballos, del pintor italiano Umberto Boccioni (1882-1916), otro pintor destacado en este movimiento fue Gino Severini (1883-1966).

En resumen, podemos tener una idea de cómo ha evolucionado el arte hasta nuestros días, en su contenido social, como en estilos y técnicas.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Escritor y crítico de arte