El avión de Egyptair envió alarmas de humo a bordo antes de desaparecer

174

RestosEl avión Airbus 320 de Egyptair que desapareció el pasado jueves en el Mediterráneo envió a su centro de operaciones de la compañía al menos tres alarmas de la presencia de humo a bordo. Las alertas se registraron solo unos minutos antes de que el aparato desapareciera de los radar y dejara de emitir señal alguna.

Las alarmas fueron emitidas de forma automática a través del sistema ACARS (Aircraft Communications Addressing and Reporting System), que envía de forma continua al centro de operaciones de la compañía los datos de vuelo y las posibles incidencias. La existencia de esas alarmas fue difundida por varios medios estadounidenses que citaban a un portavoz egipcio como fuente y este sábado ha sido confirmada a France Presse por una fuente del centro de investigación de accidentes aéreos de Francia (BEA, Bureau d´Enquetes et Analyses).

En los mensajes automáticos recibidos por la compañía se indica que hay humo en el lavabo próximo a la cabina de los pilotos. Otra alerta señala que también hay humo en el sistema electrónico de control del avión. Entre los mensajes automáticos del ACARS en esos minutos previos, otros indican fallos en el piloto automático del avión. También señalan la activación de sensores en el sistema de deshielo de una ventanilla de la cabina de pilotos y en el mecanismo de apertura de otra ventanilla. Todos esos mensajes se recibieron en un corto espacio de tiempo poco antes de que el Airbus desapareciera.

Los expertos coinciden en que, pese a que los datos son significativos, no explican por sí solos lo ocurrido, y que, para determinar las causas de la catástrofe, es necesario encontrar restos del avión y, sobre todo, las dos cajas negras del aparato. De hecho, ni en el centro operativo de la compañía ni en ningún centro de control de los países próximos a la catástrofe se recibió ninguna comunicación de emergencia o peligro de accidente por parte de los pilotos del avión.

Más de dos días después del siniestro, no existe hipótesis alguna sobre lo que pudo pasar. “Todas las hipótesis siguen abiertas”, repiten los dos gobiernos más afectados, los de Francia y Egipto, origen y destino del vuelo. Aunque las autoridades egipcias dan verosimilitud a la hipótesis de un atentado y las franceses no lo descartan, ninguna organización se ha responsabilizado de la catástrofe hasta este sábado.Difícilmente el humo detectado pudo deberse a una bomba, porque en ese caso no se hubieran emitido las alertas durante al menos dos minutos, que es lo que figura en el centro de operaciones de Egiptair.

De otro lado, pilotos de aviones Airbus A 320 similares al siniestrado comentan que, en caso de que el siniestro hubiera sido originado por un grave fallo técnico, tampoco encaja en ese caso el comportamiento del avión. Según el Gobierno griego, el aparato inició un brusco descenso y, antes de perderse en los radar, giró bruscamente 90 grados a la izquierda y, enseguida, 360 a la derecha. Los expertos coinciden en que esas bruscas maniobras solo pueden deberse a una acción provocada bien por los pilotos o por un hecho por determinar en el interior del aparato.

Una tesis que manejan esos pilotos consultados es que, en efecto, todo pudo desarrollarse a raíz de un incendio en el sistema eléctrico del avión que se encuentra bajo el puesto de los pilotos y del lavabo próximo a la cabina. En caso de humo en la cabina, el procedimiento a seguir por los pilotos consiste en iniciar un inmediato descenso de emergencia para llegar a una altitud en la que sea posible abrir las ventanillas de la cabina -probablemente intentaron abrir una- y respirar aire del exterior. Durante esa maniobra, los pilotos -como los pasajeros- se ponen máscaras de oxígeno. A la vez, el comandante o el copiloto deben iniciar la desconexión, uno a uno, de los sistemas electrónicos para intentar eliminar el origen del humo.

En esas circunstancias, en pleno descenso, el avión aumenta rápidamente de velocidad y resulta difícil controlarlo. “En cabina, el ruido es ensordecedor”, cuentan, lo que explicaría que los pilotos, con la boca tapada además por las máscaras de oxígeno, no comunicaran ninguna emergencia por radio. Ese aumento brutal de velocidad puede provocar la ruptura de alguna pieza clave de sustentación del avión -un trozo del ala, un timón…-, lo que explicaría los dos giros bruscos de última hora.

La hipótesis encajaría, por ejemplo, con el hecho de que los fallos en el piloto automático se produjeron tres minutos después de la alarma por humo en el lavabo. Seguramente, fue entonces cuando se desconectó el automático para iniciar el inmediato descenso de emergencia. Los pilotos consultados precisan que, cuando se entrenan en simuladores de vuelo, el ejercicio a partir de la presencia de humo en la cabina procedente del sistema eléctrico de control “es el más complejo de todos”.

A raíz de la desaparición del avión, Francia está revisando y analizando todos sus sistemas de seguridad en los aeropuertos y ha redoblado la vigilancia en los mismos. Este sábado, la terminal Oeste del aeropuerto de Orly ha sido despejada en parte debido a una amenaza de bomba y han sido clausurados los accesos a la misma, según ha comentado una pasajera que se dirigía al lugar.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente