El avión de EgyptAir envió una señal de alerta tras desaparecer del radar

189

EGYPTAIREl comité que investiga el siniestro del avión de EgyptAir del pasado 19 de mayo ha confirmado que el vuelo MS804 emitió una señal de socorro poco después de desaparecer de los radares con 66 personas a bordo (56 pasajeros y 10 miembros de la tripulación). Un funcionario de la Agencia Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos que cita el diario The Guardian ha confirmado que un satélite captó una señal de alerta procedente de una baliza del aparato, que desapareció a unos 290 kilómetros de la costa egipcia, sobre el Mediterráneo.

“El comité investigador recibió informes de satélites que indican la recepción de una llamada electrónica de socorro de la radiobaliza de emergencia del avión”, ha indicado el Servicio de Información Estatal de Egipto en su página web.

Las radiobalizas de emergencia están diseñadas para enviar señales de socorro en caso de accidentes, enviando señales con los datos de localización para facilitar el rescate de personas, buques o aeronaves. Poco antes de desaparecer prácticamente sin dejar rastro, el avión Airbus 320 de Egyptair envió a su centro de operaciones de la compañía al menos dos alarmas que advirtieron de la presencia de humo a bordo. Las alertas se registraron solo unos minutos antes de que el aparato desapareciera de los radares y dejara de emitir señal alguna.

Más de una semana después de que el Airbus A320 se estrellara, los investigadores siguen sin tener una imagen clara de los últimos momentos del vuelo. Las autoridades de Egipto continúan con la búsqueda de los restos del avión y las cajas negras en un área de cinco kilómetros en el mar Mediterráneo y han incorporado a las operaciones a un buque de la compañía francesa ALSEAMAR. Se estima que todavía se tardará entre 10 y 12 días en recuperar estos dispositivos.

Las labores de búsqueda se desarrollan contrarreloj, ya que las cajas negras de la aeronave, claves para saber qué sucedió, pueden emitir una señal para su localización durante unos 30 días.

Se cree que las cajas negras del avión estarían a una profundidad de unos 3.000 metros, cerca del límite para escuchar y localizar señales emitidas por estos dispositivos. Expertos en búsquedas marítimas apuntan a que los hidrófonos acústicos deberían bajar a unos 2.000 metros de profundidad para tener mayores posibilidades de localizar la aeronave.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente