El camino a la libertad de un zorro perro atropellado

989

Sergio abrió la puerta del guacal que lo separaba del espeso bosque. Para el zorro perro, pasaron unos segundos de silencio y de espera, quizá lo invadía el susto de lo que ya era desconocido para él tras resultar gravemente herido en una de las principales vías de Medellín unos meses antes. Sin embargo, asomó la cabeza y no dudó un instante en correr por uno de los senderos de la reserva natural La Romera, en Sabaneta.

Ante la mirada de todos, el zorro perro se detuvo, y volteó para responderlas un instante, parecía despedirse del equipo de atención de fauna que lo cuidó y salvó de morir hasta que volvió a caminar, después de sufrir múltiples fracturas. Nuevamente giró su cabeza y continuó con su caminar hacia la libertad.

Este zorro perro (Cerdocyon thous), macho adulto, habitaba las zonas verdes de Medellín, pero fue atropellado por un vehículo en la carrera 65, al borde del Cerro El Volador, en mayo de este año. Un ciudadano lo rescató de la vía, al ver que no podía caminar, buscó apoyo en una clínica veterinaria hasta donde llegó la Unidad Móvil de Atención de Emergencias con fauna silvestre.

“El animal fue trasladado hasta el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre del Área Metropolitana del Valle de Aburrá y la Universidad CES y después de realizarle una evaluación inicial, pruebas de laboratorio, ecografía y radiografía, se determinó que tenía fracturada una de sus patas traseras, sangrado en la orina, además de múltiples heridas y golpes”, explicó Sergio Aguirre Católico, médico veterinario del CAV.

El mamífero fue rescatado en mayo de este año en la carrera 65 de la ciudad de Medellín con varias fracturas y pronóstico reservado

Tres meses después de atención clínica y recuperación, los profesionales veterinarios consideraron que ya era apto para ser liberado gracias a recuperar completamente la movilidad de la pata, la habilidad para desplazarse y a que todas sus heridas sanaron correctamente.

La liberación se dio en la Reserva Natural La Romera de Sabaneta, una zona que cuenta con más de 243 hectáreas de bosques protegidos y que le ofrecerá todos los servicios ecosistémicos para habitar. “En este sitio, los animales podrán encontrar bosques conservados con suficiente alimento, fuentes de agua, refugio y otros animales de su misma especie con los que podrán reproducirse y convivir”, explicó Juliana Romero, técnica de la Secretaría de Medio Ambiente de Sabaneta.

Junto con el zorro perro, fueron liberados otros 16 animales: diez zarigüeyas comunes de la especie Didelphis marsupialis, cinco ardillas coloradas (Notosciurus granatensis) y una pava maraquera o cariazul (Chamaepetes goudotii), los cuales también recibieron atención médica, biológica y nutricional en el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre (CAV). El proceso contó con el apoyo de la Secretaría de Medio Ambiente de Sabaneta, a través del Sistema Local de Áreas Protegidas al que pertenece la reserva.

Las zarigüeyas son el ingreso más frecuente al CAV: como el zorro también son víctimas de atropellamiento, además son atacadas por perros domésticos o maltratadas por ciudadanos. En muchos casos, quedan crías huérfanas que también son atendidas en el Centro, donde se completa su crianza hasta que son aptas para sobrevivir. Las ardillas también ingresan en su mayoría como crías caídas o abandonadas, atropelladas o electrocutadas.

Por su parte, la pava cariazul también tuvo un arduo proceso médico de tres meses de duración, debido a una herida de gran tamaño y profundidad que tenía cerca a la cola, al parecer por el ataque de un perro, y que requirió de intervenciones quirúrgicas menores y tratamientos. El animal también respondió satisfactoriamente y pudo retornar a su hábitat.

En lo corrido del 2021, al Centro de Atención han ingresado 20 zorros perro provenientes del Valle de Aburrá: este animal es de hábitos nocturnos, y es un transeúnte muy común de vías y cuencas urbanas. Ha sido reportado en zonas industriales y comerciales, unidades residenciales y carreteras de la periferia. Por esto es común que sean víctimas de atropellamiento, por lo que se recomienda manejar con precaución en especial durante la noche. También han ingresado con síntomas de moquillo, una enfermedad que les transmiten los perros domésticos sin vacunar.

Al CAV han ingresado 6 mil animales silvestres por motivos de emergencia y tráfico ilegal de fauna en 2021. Un total de 2 mil animales han terminado su proceso y han sido liberados en lugares aptos para su supervivencia, con el apoyo de otras autoridades ambientales y alcaldías municipales.

En caso de encontrar un animal herido o cría vulnerable pueden comunicarse a la línea de atención a emergencias con fauna silvestre, 3046300090, donde se programará la recolección del animal herido de ser necesaria. También pueden comunicarse a esa línea si desean hacer entregas voluntarias, para recibir asesoría.