En el marco del Congreso Nacional de Psiquiatría que se está desarrollando virtualmente, se presentó el primer consenso de CBD Cannabidiol en indicaciones psiquiátricas avalado por la Sociedad de Psiquiatría Biológica. El grupo de psiquiatras expertos presentó una serie de recomendaciones sobre el uso y seguridad del Cannabidiol (CBD) de grado farmacéutico en los siguientes trastornos mentales: esquizofrenia, insomnio, trastornos relacionados con sustancias psicoactivas, trastorno depresivo mayor, trastornos de ansiedad y trastorno de estrés postraumático.

Esta declaración se enmarca en una coyuntura de política pública, ya que hace unas semanas el Gobierno Nacional declaró a la industria del cannabis medicinal como Proyecto de Interés Nacional y Estratégico (PINE) con el objetivo de acelerar la ejecución de los proyectos estratégicos y los procesos de regulación en el país. Adicionalmente, la declaración surge después de la publicación del consenso de expertos de la Asociación Colombiana de Neurología Infantil (ASCONI), el cual reveló los beneficios del uso del Cannabidiol (CBD) purificado de grado farmacéutico como coadyuvante en pacientes con epilepsia refractaria.

El consenso de expertos avalado por la Sociedad de Psiquiatría Biológica estuvo sustentado en una Metodología Delphi, la cual es una técnica de obtención de información en la que varias personas consideradas como expertas en alguna temática expresan una opinión consensuada a través de la consulta reiterada. Para esta declaración científica, los expertos hicieron una revisión de literatura científica entre junio y julio de 2020 y cada uno de ellos fue seleccionado con base a su experiencia en el campo de las adicciones, trayectoria en investigación científica, producción científica y reconocimiento en la comunidad científica nacional e internacional

En este caso, se generaron las siguientes recomendaciones:

En primer lugar, el grupo de psiquiatras no recomienda el uso de los cannabis de elaboración artesanal —en cualquier forma y/o indicación— en pacientes con trastornos mentales, ya que contiene mezclas de Tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD) en proporciones variables no tecnificadas. Si bien, ambos son componentes de la planta cannabis, el THC es el compuesto que puede generar adicción y efectos psicóticos, por ende, no permite garantizar la seguridad en los pacientes.

De hecho, la declaración científica puntualiza que el CBD puro de grado farmacéutico no tiene un potencial de producir dependencia, ya que de acuerdo a los estudios disponibles hasta la fecha, el CBD puro de grado farmacéutico con niveles de THC <1%, no ha demostrado producir abuso o dependencia

En segunda medida, el consenso científico concluyó un hecho realmente revelador: en lo referente a los trastornos relacionados con el consumo de sustancias, aseguraron que el CBD puro de grado farmacéutico como terapia coadyuvante puede disminuir el consumo de tabaco.

Bajo esta óptica, el psiquiatra tratante podría considerar el uso del CBD en pacientes que reúnen criterios de dependencia a la nicotina durante la fase aguda del tratamiento. Con respecto a los trastornos relacionados con el consumo de opioides y de alcohol, los expertos sugieren ampliar los estudios de investigación antes de emitir una recomendación definitiva, sin embargo, aseguraron que sí se han observado buenos resultados terapéuticos en el manejo de síntomas de abstinencia en pacientes con historia de consumo de cannabis.

De igual forma, concuerdan que, con los estudios disponibles, el CBD puro de grado farmacéutico ha demostrado ser una opción terapéutica coadyuvante segura para los pacientes con diagnóstico de esquizofrenia, trastorno depresivo, trastornos de ansiedad, trastorno de estrés postraumático, insomnio y trastornos relacionados con sustancias psicoactivas. Hasta el momento no se han presentado eventos adversos serios secundarios al tratamiento de estos pacientes.

En este punto vale la pena mencionar que, respecto al control de síntomas en el tratamiento del trastorno depresivo mayor, trastorno de ansiedad, esquizofrenia, estrés postraumático e insomnio, el comité de expertos recomienda su uso bajo criterio y seguimiento del médico psiquiatra tratante, así como una ampliación en los estudios de investigación mediante ensayos clínicos, ya que para estos trastornos no es posible establecer una recomendación definitiva por la cantidad y calidad de estudios clínicos existentes.

Por último, el consenso científico recomienda a los pacientes no realizar actividades de vigilia cuando se administra CBD junto con depresores del sistema nervioso central, puesto que puede potenciar el efecto sedante. Además, arguyen que se debe hacer seguimiento clínico a los pacientes a quienes se instaure terapia coadyuvante, por lo tanto, sugieren realizar monitorización hepática periódica.

Si bien, en la actualmente la dosis aprobada para el manejo de síntomas asociados a epilepsia es de 5mg/Kg/día y con dosis máxima de 20mg/kg/peso, en cuanto a trastornos mentales el comité de expertos recomienda dejar la dosis a consideración del médico psiquiatra o especialista tratante teniendo en cuenta la respuesta clínica esperada.