Cuando se empieza a celebrar el 90° cumpleaños del talentoso coreógrafo ruso Yuri Grigorovich, el Ballet Bolshoi presenta en esta nueva temporada cuatro de sus más aclamadas creaciones.

Entre ellas, su legendaria versión de El Cascanueces, un clásico de vacaciones navideñas que encanta a toda la familia por su entorno de cuento de hadas y la música mágica y atemporal de Tchaikovsky.

Una versión única del Bolshoi, famosa por su gran carga de romanticismo y filosofía, interpretada por el talentoso Denis Rodkin como el príncipe valiente y la encantadora Anna Nikulina como Marie, ambos primeros bailarines de esta compañía.

A ellos los acompañan Andrei Merkuriev en el rol de Drosselmeyer y Vitaly Biktimirov como el Rey de los Ratones, además del virtuoso y elegante cuerpo de baile del Bolshoi.

El Cascanueces se presentará en única función, el domingo 11 de diciembre, a las 12 del día, en 15 salas seleccionadas de Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Manizales e Ibagué. Una versión grabada en diciembre de 2014, que incluye entrevistas a los bailarines realizadas por Katya Novikova.

Un cuento de hadas navideño en pas de deux

En la víspera de Navidad, el padrino de Marie, el mago Drosselmeyer, le regala un extraño juguete: un cascanueces de madera.

A medianoche, cuando las celebraciones han terminado, todos los juguetes mágicamente cobran vida.

El cascanueces se convierte en un apuesto príncipe que defenderá a Marie de un ejército de ratones y con el cual viajará por mundos fantásticos.

Basado en el cuento de E.T.A. Hoffmann, El Cascanueces es uno de los grandes clásicos del mundo. Con música icónica de Tchaikovsky, esta versión del antiguo director artístico del Bolshoi, Yuri Grigorovich, explora los temas universales del poder, el mal y el amor.

De ballet imperial a melodía de película

Este ballet en dos actos fue compuesto por Tchaikovsky en 1891 a pedido de los Teatros Imperiales rusos. Fue el tercero de sus ballets y se estrenó en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, el 18 de diciembre de 1892, con coreografía de Marius Petipa y lev Ivanov.

El mismo Petipa coescribió el libreto con Ivan Vsevolozhsky, basándose en la adaptación de Alejandro Dumas (Padre), del cuento de E.T.A. Hoffmann.

Sin embargo, su fama mundial llegó cuando Walt Disney usó su música dentro de la película Fantasía estrenada en 1940. Diez años después el ballet fue coreografiado por Balanchine para el Ballet de la Ciudad de Nueva York, con transmisión en televisión. Más adelante surgieron otras reconocidas versiones, como la de Rudolf Nureyev para el Royal Ballet y la de Mikhail Baryshnikov para el American Ballet Theatre.

La versión que nos trae hoy el Bolshoi cuenta con una readaptación de Yuri Grigorovich, a partir de los escritos por Petipa y Hoffmann.

Hoy esta música es una de las partituras más populares de Tchaikovsky, con melodías tan recordadas como la Danza Rusa y La Danza del Hada de Azúcar, esta última interpretada por un ingenioso instrumento de la época, la ‘celesta’; además se utilizan instrumentos de juguete para la escena de la fiesta de navidad.

Única función: Domingo 11 de diciembre, 12:00 m.

  • Boletas: Desde $21.000 hasta $36.000, según sala y ubicación
    Estudiantes: Desde $15.000 hasta $25.000, en salas seleccionadas

    Bogotá: Andino, Unicentro, Avenida Chile, Calle 100, Santafé, Gran Estación y Centro Chía

  • Cali: Palmetto y Unicentro
  • Medellín: Santafé
  • Barranquilla: Buenavista
  • Bucaramanga: Cacique
  • Cartagena: Bocagrande
  • Ibagué: La Estación
  • Manizales: Fundadores
Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente