El cerebro de las personas deprimidas responde distinto a los eventos negativos

355

La depresión es un trastorno increíblemente complejo, con raíces en varias regiones del cerebro y desequilibrios químicos. Se ha vinculado a los niveles de serotonina, el hipocampo, y otra estructura cerebral conocida como la habénula – una región muy pequeña que juega un papel en la liberación de serotonina y dopamina, y tiende a estar involucrada en recompensas decepcionantes, negativas o perdidas.

La habénula ayuda a nuestros cerebros a reconocer los acontecimientos negativos o cosas que no traen  recompensa alguna. También se cree que ayuda a evitar acontecimientos negativos y se ha relacionado con trastornos psiquiátricos como la depresión cuando se comporta de manera anormal.

Por lo tanto, los investigadores han estado muy interesados en cómo la aun relativamente misteriosa habénula influye en la depresión y descubrir si actúa de forma diferente en las personas deprimidas que en individuos sanos.

Anteriormente, los científicos habían teorizado que mucha actividad en el habénula – que creían que llevaría a una persona ha centrarse en pensamientos negativos – podría derivar en una depresión. En un nuevo estudio, los investigadores examinaron más y encontraron que lo contrario podría ser cierto.

“Una teoría prominente ha sugerido que una habénula hiperactiva impulsa los síntomas en personas con depresión: nos dispusimos a probar esa hipótesis”, dijo el profesor del Instituto UCL de Neurociencia Cognitiva y coautor del estudio Jonathan Roiser, en un comunicado. “Sorprendentemente, hemos visto exactamente lo contrario de lo que habíamos previsto. En las personas con depresión, la actividad de la habénula en realidad disminuía cuando pensaban que conseguirían un choque eléctrico. Esto demuestra que en las personas deprimidas, la habénula reacciona de una manera fundamentalmente diferente “.

Los resultados fueron sorprendentes para los investigadores, ya que se esperaba que la actividad de la habénula aumentara en los pacientes deprimidos. Roiser continúa señalando que todavía no entienden completamente “cómo o por qué sucede esto”, pero que “está claro que la teoría necesita un replanteamiento.”

Los investigadores estudiaron a 25 personas con depresión y 25 participantes sin el trastorno mental utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI). Con un escáner, los investigadores mostraron a los participantes una serie de imágenes abstractas que se asociaban ya sea con resultados buenos o malos (como descargas eléctricas, por ejemplo). Las personas deprimidas experimentaron actividad en habénula inferior que sus homólogos sanos. Esto significa que las personas deprimidas experimentaron un menor respuesta a las cosas malas, mientras que las personas sanas tienen una mayor respuesta – y  posiblemente, fueron más capaces de evitar las cosas negativas como resultado.

Se necesitan más estudios para sacar conclusiones correctas sobre el papel de la habénula en la depresión, sobre todo porque sólo 50 participantes en total fueron examinados. Sin embargo, por ahora, señalan que es posible que la habénula en realidad pueda actuar como una característica de protección contra la depresión – en lugar de como un instigador, como se creía previamente.

En vez de causar que no enfoquemos en cosas malas, la habénula – Cuando funciona correctamente – en realidad puede ayudarnos a evitar detenerse en cosas desagradables. Cuando es disfuncional en pacientes deprimidos “, se obtiene el enfoque negativo excesivo que es común en la depresión”, continuó Lawson.

Aprender más sobre la función de la habénula puede ayudar a los investigadores a desarrollar nuevas terapias de depresión para apuntar a áreas específicas del cerebro, pero se necesitará de más investigación.

Los resultados han sido publicados en el diario Molecular Psychiatry.