“El Chapo” Guzmán, acusado de liderar el mayor cartel de drogas del planeta y del envío de más de 155 toneladas de cocaína a Estados Unidos, entró a juicio este lunes en Nueva York bajo medidas de máxima seguridad.

En la audiencia se seleccionaron los 28 potenciales jurados que evaluarán las pruebas que el gobierno de Estados Unidos presentará en el juicio en contra del narcotraficante. Durante lo que resta de la semana, el juez Brian Cogan y los abogados de ambas partes, escogerán a puerta cerrada los 12 titulares y seis suplentes que decidirán la suerte del “Chapo”.

Este proceso se extenderá por más de 3 meses y el jurado deberá decidir si El ‘Chapo’ es culpable o no de los delitos de tráfico y distribución de drogas, posesión de armas y lavado de dinero. Los nombres y otros datos personales de los jurados se mantendrán en el anonimato, y serán escoltados por alguaciles cada día a la corte.

Así mismo, un número pequeño de periodistas podrá entrar a la sala esta primera semana y no se permitirá el acceso del público.

El Gobierno de EE.UU. está representado en este proceso judicial por un grupo de fiscales liderados por Andrea Goldbarg, de origen argentino. A Guzmán lo representa el abogado radicado en Washington Eduardo Balarezo, un ecuatoriano nacido en Guayaquil.

“El Chapo” Guzmán fue extraditado desde México a principios del 2017, acusado de liderar en 1989 y 2014 el cártel de Sinaloa, el cual fundó y convirtió en una de las mayores organizaciones de tráfico de drogas ilícitas. De acuerdo con las autoridades, como resultado de esa empresa criminal, Guzmán posee una fortuna de más de 14 mil millones de dólares que buscan para confiscar.