Ideas utópicas

Ciertamente, el poder económico, político y la dominación ideológica son ambiciones muy humanas. Los demagogos se valen de las ideas de la libertad, la igualdad y la hermandad para manipular a las masas.
Si a los pueblos se les da la libertad pronto la confunden con el libertinaje y caen en las redes del desorden lo cual pronto genera revoluciones que al fin imponen gobiernos totalitarios. Si un gobernante solo se basa en los valores morales, pronto es derrocado para imponerse otro que solo persigue el apetito material.
En términos de igualdad social nunca se alcanzará, pues siempre habrá gobernadores y gobernados, ricos que manejan capitales y son dueños de empresas y medios de producción y en la otra parte habrá obreros y personas explotadas.
Muchas veces los ideólogos tratan de definir la democracia en función del solo acto de las elecciones libres. Pero lo que no explican es que, la legítima democracia está en función de la justicia social y del legítimo desarrollo humano. Pero al no darse a plenitud tales cosas, no habrá democracia perfecta.

Modas y diversiones

Las personas se hunden en vicios, diversiones y modas raras, para tratar de olvidarse de las crudas realidades de su entorno, incluso los mismos gobiernos mediante la propaganda tratan de fortalecer los antivalores y así mantener al pueblo enajenado.

Educación y despertar de la conciencia

Las masas, pese a que en muchas naciones tienen la oportunidad de la educación en escuelas, colegios y universidades, no siempre les garantiza, un despertar de la conciencia o un pensamiento crítico, pero eso es relativo, pues en la mayoría de naciones se implementan programas llenos de ideologías peligrosas como se ha dado en los regímenes comunistas, y hasta una serie de ideas religiosas que se alejan de ciertas realidades del mundo.

Conflictos de clases

En los gobiernos capitalistas, si los obreros amenazan con hacer huelgas por salarios bajos, entonces los empresarios y el mismo gobierno deberán atender a las peticiones de los trabajadores, pues de no hacerlo ocurrirán las revoluciones y golpes de Estado.
Los ejércitos son necesarios para tratar de mantener la defensa de los Estados, y la policía se impone como la organización para mantener el orden civil.

El desequilibrio productivo y endeudamiento público

En términos de conformación de empresas, actividades económicas y comerciales, a menudo los esquemas monopólicos y oligopólicos del capitalismo de tipo occidental y del capitalismo comunista, cercenan la pluralidad de las pequeñas y medianas empresas.
Otras veces, producto de una competencia desleal a nivel interno de un país o entre naciones, las empresas más poderosas ahogan a las demás sobre todo en actividades similares. En la actualidad, menos de un medio centenar de empresas a nivel mundial controlan la macro comercialización del café, del azúcar, de productos farmacéuticos, agroquímicos, de cosméticos y aseo personal, entre otros.
En cuanto al gasto público, los gobiernos deben sostener todo el sistema de infraestructura y la planilla del Estado para lo cual deben crear impuestos. Lamentablemente, los gobiernos se exceden en gastos y caen en malos manejos y corrupción de los fondos públicos, lo anterior provoca déficit fiscal. Entonces los gobernantes piden préstamos y quedan esclavos del pago del préstamo más los intereses.
La mayoría de veces los gobiernos no pueden pagar al día esas deudas, eso les empuja a captar más dinero para tratar de pagar esas deudas, por eso emiten más bonos de Estado pero estos deben pagar más intereses a quienes capta el dinero y la deuda se vuelve insostenible.

Privilegios excesivos a los ciudadanos

En algunas naciones, los gobernantes han dado tantas regalías o privilegios a sus pueblos mediante legislaciones y acuerdos, pero los recursos económicos para sostener esos privilegios hacen que el erario público caiga en el endeudamiento y hasta la quiebra como le ocurrió a Grecia.
Y es que cuando un Estado se vuelve patriarcal, se vuelve enemigo del mismo pueblo, pues lo ata a la mediocridad y desestimula el legítimo esfuerzo humano.

Crimen y delincuencia globalizada

Ciertamente, la criminalidad siempre ha sido un aspecto social preocupante. Sin embargo, en este mundo globalizado, los actos criminales han adoptado patrones generalizados, en todos los países, como es la guerra entre pandillas por asuntos de drogas, o asesinatos con el fin de robar o asaltar personas o simplemente causarles daño físico (violaciones y torturas). Otras acciones criminales han llegado a establecer organizaciones o mafias que trafican personas, órganos para trasplantes, animales y sustancias peligrosas y armas, sin faltar los grupos de poder que extorsionan a otras personas o las presionan para que se permita la corrupción institucional.
En muchos gobiernos del mundo, los altos dirigentes se ven implicados en sobornos de parte de sectores empresariales a cambio de recibir exoneraciones de impuestos, ganar contratos con el Estado o permitir comercio desleal.

La contaminación y conservación ambiental

Conforme la población mundial se incrementa, eso implica un crecimiento de necesidades de alimentación, vestimenta, vivienda y todo tipo de infraestructura. Eso somete al planeta a mayor impacto ambiental en la atmósfera (por efecto de gases tóxicos), en ríos, mares y suelos contaminados con residuos químicos y basura, además escasean los bosques y los terrenos de cultivos se agotan, en tanto las ciudades sufren de hacinamiento poblacional que de cierta manera afectan el entorno. La humanidad y el planeta se está acercando al colapso que amenaza la vida misma (por extinción de millones y millones de seres orgánicos).

Promesas de paz y un mundo mejor

El mundo, se ufana al crear entes internacionales para la paz, defensa del medio ambiente, los derechos de la niñez, la mujer, los ancianos, los pobres y discapacitados, pero esas instituciones no pasan de ser meros cascarones sin nada nutritivo. Los partidos e ideologías republicanas, demócratas, socialistas, nacionalistas y comunistas pretenden solucionar los males del mundo, pero eso tampoco ha dado resultados.
A menudo se habla de un gobierno y una moneda mundial, pero eso no es más que una utopía, pues tan solo la implementación del Euro en las naciones europeas no ha dado el resultado esperado, es más, la crisis económica de varios países se ha agudizado y entre las causas están que, las distintas regiones productivas y culturales no permiten homogeneizar los esquemas económicos, políticos, militares e ideológicos.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Escritor, investigador y comentarista de temas cotidianos.
oscocorrales@gmail.com