El desastre familiar de José Mourinho

289

José Mourinho no se siente feliz en su nueva vida en Manchester, sentimiento que se ve agravado por el hecho de que su nuevo equipo, el Manchester United, esté protagonizando un irregular arranque de temporada.

El United cayó estrepitosamente ante el Chelsea el pasado domingo y, además, este miércoles se debe medir al Manchester City de Guardiola, en la Copa, con el hándicap de saber que no podrá contar con el central Eric Bailly, que causará bajas durante unos dos meses por una lesión en el ligamento lateral de la rodilla que se produjo el domingo ante el Chelsea.

Se le multiplican los problemas a Mourinho, que no duda en reconocer que su vida “es un poco desastre”, recluido en su hotel y alejado de su familia, que ha permanecido en Londres.

El portugués vive en una suite en el Hotel Lowry en Salford, desde que se convirtió técnico del United. Pero está empezando a cansarse de las hordas de los paparazzi, acampados frente a la puerta del hotel, y que siguen sus movimientos al detalle.

“Para mí todo es un poco desastre, porque a veces quiero caminar un poco y no puedo. Sólo quiero cruzar el puente e ir a un restaurante. Pero no puedo, por lo que es muy malo. Tengo mis aplicaciones y puedo pedir comida para que me la lleven al hotel”, ha explicado el entrenador, en declaraciones que recoge la web de The Telegraph.

‘Mou’ se sentiría frustrado e infeliz al estar lejos de su familia, su esposa Tami y sus hijos, que han permanecido en Londres. “Mis hijos están en la universidad de Londres. Ellos están en una edad que no pueden venir conmigo a todas partes como lo hacían antes (cuando cambiaba de equipo). Así que es la primera vez que la familia está viviendo de una manera diferente y tratamos de ver cómo hacemos frente a esta situación”, explicó el luso a Sky Sports, deseoso de poder comprar pronto “un bonito apartamento”.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente