El elegido por Trump para controlar la inmigración conoce bien América Latina

El general retirado que ejecutaría las leyes de inmigración en Estados Unidos conoce bien América Latina, una región en la que intentó acabar con el trabajo de “coyotes” que trafican inmigrantes y combatir el narcotráfico con los pocos recursos que decía que tenía.

322
Donald Trump y John Kelly, ex jefe del Comando Sur

El general John Kelly, ex jefe del Comando Sur, fue nominado esta semana por el presidente electo Donald Trump como el nuevo encargado del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos, lo que implica proteger al presidente, responder a desastres naturales, proteger las costas y espacio aéreo estadounidense y asegurar que se cumplen las leyes de inmigración.

Kelly deberá ser confirmado por el Senado.

El gobierno de transición de Trump destacó que la experiencia de Kelly como jefe del Comando Sur en los últimos tres años en América Central, del Sur y el Caribe “le otorga una visión única para enfrentar los desafíos que Estados Unidos tiene en su frontera” con México.

El anuncio fue recibido por escepticismo por parte de grupos que defienden a los inmigrantes y que destacaron que esperan que Kelly luche por políticas migratorias “de inclusión y respeto por la dignidad humana” en lugar de las políticas de deportaciones masivas que Trump promovió durante su campaña electoral.

La reacción fue más positiva entre expertos y analistas del hemisferio oeste que consideran que Kelly se esforzó por colaborar de forma estrecha con países latinoamericanos durante su etapa en el Comando Sur.

“Opino que demostró un verdadero interés por la región. Kelly intentó comprender lo que ocurría allí y por qué muchos de los países pasaban por una etapa difícil y por qué tantos centroamericanos se estaban yendo”, dijo Michael Shifter, presidente de The Inter-American Dialogue, un centro de análisis sobre el hemisferio oeste con sede en Washington.

Kelly fue uno de los promotores del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, una iniciativa del gobierno estadounidense para fortalecer las instituciones en Guatemala, Honduras y El Salvador. Unos 750 millones de dólares han sido designados para el proyecto, que surgió tras la oleada de menores no acompañados que llegaron a Estados Unidos ilegalmente en el 2014 huyendo de la violencia y pobreza de sus países.

Según Shifter, Kelly prefiere mejorar la situación económica de Latinoamérica para reducir la inmigración ilegal a construir un muro en la frontera con México, tal y como ha propuesto Trump.

Sin embargo, el general ha sido criticado por combatir el narcotráfico en Latinoamérica desde la perspectiva de ofensiva militar a diferencia de posiciones más flexibles, como con un mayor enfoque en la salud pública.

“En ese tema pensaba de forma distinta al presidente (Barack) Obama, quien está más abierto a medidas alternativas”, dijo Shifter.

Un mensaje de Associated Press enviado al gobierno de transición de Trump solicitando una entrevista con Kelly no fue respondido.

El general está familiarizado con asuntos migratorios porque el Comando Sur, con sede en Florida, trabaja a menudo con el Departamento de Seguridad Interna para desmantelar redes de tráfico de inmigrantes. Si Trump cumple con sus promesas de campaña, Kelly sería el encargado de reforzar el monitoreo de inmigrantes que llegan a Estados Unidos y de buscar recursos adicionales para encontrar y deportar a muchos de los 11 millones de extranjeros que viven ilegalmente en el país.

Kelly tiene experiencia a la hora de pedir recursos ya que en el 2014 dijo a un comité del Senado que no tenía ni los barcos ni el equipamiento para interceptar más del 20% de las drogas que salían de Colombia hacia los Estados Unidos.

En el 2015 dijo al Senado que temía que terroristas usen las rutas del tráfico ilícito de inmigrantes para incursionar en Estados Unidos.

Eric Farnsworth, vicepresidente de la Americas Society/Council of the Américas, dijo que Kelly comprendía las “nuevas amenazas” al continente, ya que trabajó para minimizar el riesgo del ébola en el Caribe y América Central.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente