Todos necesitamos opciones de entretenimiento que nos permitan disfrutar de nuestro tiempo de ocio y las versiones digitales están tomando fuerza en todos los sectores. Muchos siguen favoreciendo las versiones físicas, mientras que otros prefieren la comodidad y accesibilidad de un mundo digital cada vez más variado.

Un factor clave es la interacción que encontramos en “la vida real”, pero esa frontera es cada vez más difusa gracias a la integración de opciones interactivas en la mayoría de los sectores y la comunicación entre usuarios tan característica de Internet. A continuación, vamos a comparar algunas opciones tradicionales con sus versiones digitales.

Los juegos de azar

Los juegos de azar siempre han sido muy populares por su diversidad y sociabilidad. Además, muchos de ellos solo requieren una simple baraja de cartas y no era extraño que alguien llevara una siempre encima para los viajes o reuniones con los amigos. Lo mismo ocurre con las visitas a los casino, salas de juego o salas de bingo, que ofrecen lugares de ocio tanto a nivel individual como en grupo.

Por eso, no es de extrañar que dieran el salto al mundo digital sin sacrificar la diversión o el factor social. En principio fue a través del chat, pero ahora muchas plataformas también permiten utilizar el chat de voz. Y que decir de las partidas en directo en las que podemos echar unas partidas a juegos como la ruleta en vivo con crupieres reales al igual que lo haríamos en un casino real. Además, permiten interactuar directamente con el crupier para que nos aclare cualquier tipo de duda.

Los videojuegos

Los videojuegos no han dejado de ganar popularidad desde el boom de mediados de los años 80. Por aquel entonces, muchos jugadores podían disfrutar del auge de las salas recreativas, que favorecían la interacción y eran el centro de reunión de muchos grupos. También fue en esa época cuando se popularizaron las consolas, que llevaban la experiencia a nuestros hogares para jugar tanto en solitario como con nuestros amigos. Los juegos solían estar limitados a 2 jugadores, aunque algunos admitían hasta 4, pero el resto podía disfrutar comentando la partida hasta que les llegara su turno.

Los avances tecnológicos permitieron avanzar las generaciones de consolas más rápidamente y la evolución de las conexiones a Internet hizo el resto. Los usuarios empezaron a favorecer un juego online que no solo permite comunicarse con el resto de jugadores a través del chat o las opciones de voz, sino que permite hacerlo con jugadores de todo el mundo. De hecho, muchos gamers se han conocido a través de los servidores de sus juegos favoritos y charlan distendidamente como lo hubieran hecho en persona jugando a la clásica Nintendo.

Y todo esto sin ni siquiera mencionar la prometedora RV, que aún está abriéndose hueco en los hogares. Es cuestión de tiempo que podamos visitar un casino online o disfrutar de nuestros videojuegos favoritos a través del Metaverso como lo haríamos en persona.