El estado de la Gran Barrera de Coral es terminal, admiten investigadores

286

Sólo un poco de la Gran Barrera de Coral de Australia ha quedado ilesa de la decoloración de los corales.

Un reciente estudio aérea realizada por científicos del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral ha encontrado que el fenómeno ha dejado grandes extensiones de corales blancos como huesos por segundo año consecutivo.

Un evento global de blanqueamiento en 2016 vio un promedio del 67% de los corales perdidos en el norte del arrecife y los científicos tenían la esperanza que el 2017 ofrecería al delicado ecosistema un respiro. La encuesta mostró lo contrario.

En lugar de eso, los científicos descubrieron que el arrecife intermedio era el más afectado, sólo sus tramos meridionales parecen no haber sido dañados. Esto significa que dos tercios de los corales del arrecife han sido impactados por el blanqueo de coral en una zona que se extiende por 1,500 km.

El blanqueamiento ocurre cuando el coral está expuesto a tensiones tales como el aumento de la temperatura del agua, lo que provoca la expulsión del color y las algas nutrientes que viven en su tejido. Esto deja al esqueleto expuesto y vulnerable, haciendo el coral más susceptible al calor, a la enfermedad y a la contaminación.

El evento de blanqueamiento de corales de 2016 fue causado por temperaturas más altas del agua debido al calentamiento global causado por el hombre y por un fuerte El Niño 2015-2016. El blanqueamiento de 2017 se ha producido sin un efecto similar de El Niño, pero en opinión de Terry Hughes, director del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral, el vínculo entre el blanqueo de coral y El Niño ha sido “exagerado”.

“El blanqueo ocurre debido a temperaturas extremas del agua, que pueden ocurrir con o sin El Niño”, dijo. Sólo dos de los cuatro episodios de blanqueamiento registrados en el arrecife han ocurrido en los años de El Niño, en 1998 y 2016.

“Realmente se reduce a las temperaturas locales”, explicó. “En la costa este de Australia, hemos tenido un invierno cálido y un verano caluroso – marzo fue un récord en la zona”.

Había alguna esperanza de que el ciclón Debbie traería aguas más frescas al arrecife cuando llegó al norte de Queensland en marzo. En última instancia, llegó demasiado tarde y con demasiada fuerza destructiva.

El coral puede recuperarse del blanqueamiento si no es expuesto a más estrés. Pero según Hughes, la “tragedia” del blanqueamiento sucesivo es que no deja tiempo para que el coral cubra la zona afectada. Típicamente, toma una década para que un arrecife recupere su salud y substituya el coral que ha muerto.

“Ya estamos viendo grandes pérdidas en las secciones centrales”, dijo. “En los próximos meses, los corales recuperarán su color y sobrevivirán, o no lo harán y morirán”.

“Es un golpe significativo para la salud del arrecife – no hemos tenido dos episodios de blanqueamiento que se suceden, combinados con la destrucción del ciclón”, dijo.

La encuesta de 2017 es particularmente desalentadora dado que los científicos encontraron que la decoloración de 2016 “no tenía precedentes registrados en la historia”. El Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral publicó los resultados de una encuesta anterior en Nature en marzo. Llegaron a la conclusión de que sólo la lucha contra el cambio climático ahora puede salvar el Patrimonio de la Humanidad.