Con el lanzamiento del nuevo miembro de la familia Mate al mercado, Huawei reafirma su compromiso por proteger la privacidad de los usuarios, equipando sus dispositivos con soluciones más orgánicas y seguras. Es por eso que, entre las principales medidas de seguridad que trae el HUAWEI Mate 20 Pro, se encuentra el desbloqueo facial 3D que, a través de un mapeo del rostro del usuario con mil puntos infrarrojos proyectados, permite que el dispositivo lea de manera precisa el rostro de las personas incluyendo la información de la profundidad.

Además, el HUAWEI Mate 20 Pro reconoce al usuario en 500 milisegundos con una tasa de error menor a uno en un millón, todo gracias al desbloqueo facial en tres dimensiones y a su sensor de infrarrojos con seguridad biométrica cifrada en el chipset.

Un sensor de huellas integrado en la pantalla.

Huawei ha sido uno de los primeros fabricantes en aplicar un sensor de huella digital, y en vista de cuántos usuarios están acostumbrados hoy a este tipo de sensor, la compañía quiso integrarlo de una manera más orgánica en sus dispositivos.
Es así como llega a Latinoamérica el primer dispositivo con sensor de huella integrado a la pantalla, eliminando el botón físico en el Mate 20 Pro, lo que convierte a Huawei en el primer fabricante en llevar esta tecnología al ecosistema Android.

Huawei evolucionó el diseño de esta función para lograr mejoras considerables tanto en velocidad como en precisión de lectura para desbloquear el dispositivo. Esta nueva forma de lectura determina una ubicación específica del dedo del usuario en la pantalla, e inmediatamente remueve la alerta de la pantalla al momento que el usuario utiliza su huella digital para desbloquear el dispositivo.

Seguridad sofisticada de la mano del Kirin 980.

Finalmente, otra característica de seguridad que soporta el Mate 20 Pro es el llavero de contraseñas que permite a los usuarios almacenar de manera segura sus credenciales de inicio de sesión en un chip inSE encriptado que se encuentra en el procesador Kirin 980. Este chip se utiliza para lograr una protección a nivel de hardware, por lo que los usuarios no tendrán que preocuparse por la seguridad de sus contraseñas y de su información confidencial.

Estas credenciales almacenadas en el procesador del Mate 20 Pro pueden ser accedidas por el usuario para el auto llenado de información en formularios o aplicaciones vía reconocimiento facial.