El FBI tira la toalla tras 45 años de investigación en el caso D.B. Cooper

291

RetratoEl FBI ya no investigará más el caso NORJAK. Tras más de 45 años de investigación, ha decidido retirar al personal investigador que aún seguía este caso, y derivarlos hacia otros asuntos más urgentes.

El caso trataba de averiguar la identidad de un hombre que secuestró un avión de pasajeros de la compañía Nortwest Orient Airlines en noviembre de 1971. El vuelo despegó de Portland y tenía previsto aterrizar en Seattle, pero en mitad del viaje ocurrió eso que nadie quiere escuchar en el aire: un aviso de bomba.

Dan Copper, como así se hacía llamar el secuestrador, compró su billete en los mostradores del aeropuerto de Portland. En mitad del vuelo llamó a una azafata, le advirtió de que tenía una bomba y le obligó a seguir sus indicaciones. Pidió a los pilotos que se pusieran en contacto con los efectivos de tierra, el secuestrador quería 200.000 dólares en efectivo y cuatro paracaídas.

El vuelo aterrizó con “normalidad” en Seattle, donde Cooper cambió a los 36 pasajeros que viajaban en el avión por el dinero y los paracaídas. Después, tras retener a toda la tripulación, obligó a los pilotos a despegar otra vez. Les mandó poner rumbo a la ciudad de México, pero Cooper nunca llegó allí.

El secuestrador utilizó uno de los paracaídas que había pedido y se lanzó con el dinero en un punto entre Seattle y Reno, una ciudad del Estado de Nevada, a algo más de 900 kilómetros de donde había despegado por última vez el avión.

Jamás se volvió a saber nada de Cooper. Tras el incidente, el FBI abrió una investigación que ahora ha decidido abandonar, sin saber quién fue realmente la misteriosa persona que secuestró el avión y consiguió escapar con los 200.000 dólares.

Una investigación larga y exhaustiva

“Se trata de una de las más largas y exhaustivas investigaciones de nuestra historia”, comenta el FBI en un comunicado emitido este martes. Ahora, desviarán el personal humano que estaba investigando este asunto para concentrarse en otras investigaciones de mayor prioridad. Una investigación que ha durado 45 años y que se abandona con muchas incógnitas aún sin resolver.

El FBI ha revisado exhaustivamente todas las pruebas creíbles, coordinados con muchas oficinas de campo alrededor del país. Se ha entrevistado a todos los testigos. A lo largo de todos estos años, el FBI ha empleado las técnicas más novedosas en investigación y se han hecho incontables pruebas en el laboratorio. Pero nada de esto ha dado los frutos esperados.

Las pruebas recogidas durante años serán ahora conservadas con propósito histórico en la sede central del FBI en Washington. Entre ellas, numerosas muestras recogidas en el avión y las transcripciones de las más de 800 entrevistas que se mantuvieron para intentar esclarecer el caso.

El FBI, en el comunicado donde anuncia su rendición, agradece las pruebas que a título individual han aportado varios ciudadanos, pero hasta ahora ninguna ha podido llevar a la identificación del sospechoso. En estos años, el personal investigador ha ido abandonando el caso temporalmente si se los necesitaba en otros casos más urgentes.

La Policía Federal ha animado a los ciudadanos a acercarse a sus oficinas locales si encuentran pruebas, sobre todo relacionadas con el paracaídas o con el dinero.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente