Gracias a la alianza entre la Fundación Surtigas, SWISSAID, Terre des Hommes Suisse y la Corporación de Profesionales Construyendo Ciudadanía, seis experiencias lideradas por jóvenes sucreños, a través del Fondo de Iniciativas Juveniles de Promoción de la Cultura de Paz y No Violencia serán fortalecidas con 15 millones de pesos para ser invertidos en insumos, maquinaria y equipos.

Además, se les brindará acompañamiento y asesoría técnica y podrán participar en espacios de intercambio con otros jóvenes del departamento.

Las iniciativas seleccionadas tras convocatoria pública aportan a la construcción de paz desde las artes escénicas, la producción audiovisual, la recuperación ambiental y la pedagogía en derechos.

Los proyectos seleccionados son: Pazarte en Colosó, Teatralizando la paz, Rescatando nuestras raíces, Pensamientos de paz, Yo participo, y Estampa de los Ritmos Tradicionales de Gaita. Estas experiencias son lideradas por organizaciones juveniles rurales y urbanas, que inciden en la construcción de paz en los municipios de Sincelejo, Morroa, Colosó, Los Palmitos, Toluviejo, y Ovejas en el departamento de Sucre.

“Hemos visto cómo la juventud asume nuevos roles y genera espacios de participación que promueven la paz en las comunidades y nos emociona reconocer su trabajo y poder acompañarles” agregó María Claudia Trucco – directora de la Fundación Surtigas. Por su parte, Walquiria Pérez – Representante País de SWISSAID, reiteró “En Sucre los y las jóvenes son actores constructores de paz y sus acciones de participación son un ejemplo de ello. Asumen una propuesta alternativa de participación ciudadana basada en ética, la solidaridad y el diálogo”.

Un esfuerzo colectivo

La convocatoria del fondo se enmarca en el programa “Jóvenes con una propuesta alternativa de participación ciudadana y cultura de paz”, que se ha implementado de manera articulada desde el año 2017, y cuyo propósito es promover y acompañar a los y las jóvenes de Sucre en los procesos de participación ciudadana posibilitando la formulación e implementación de políticas públicas de juventud, el ejercicio de veeduría ciudadana juvenil y la construcción de una cultura de paz y no violencia.

“Es muy importante generar espacios donde las y los jóvenes puedan desarrollar sus propuestas para la construcción de paz, con sus propias voces como actores de cambio” añadió Diego Carreño, Profesional de Programa de Terre Des Hommes.