El Ford Mustang recibe una actualización estética, más tecnología y una caja de diez cambios para 2018

550

El Autoshow de Detroit 2017 aún continúa vigente y Ford se ha encargado de dejar para los días finales del evento uno de los lanzamientos más esperados: el rediseño de la actual generación del Mustang, modelo que se somete a modificaciones importantes para mantenerse como el deportivo de mayor venta a nivel global.

A nivel estético, Ford dotó a su modelo de dos puertas con trazos más afilados, destacándose un capó menos abultado en la parte frontal, faros y parachoques rediseñados, nuevas tomas de aire y una parrilla más inclinada, mientras que en la parte posterior se han retocado los faros (con diodos LED en todas las versiones), además del bómper.

Debido al elevado grado de personalización del auto, Ford ofrecerá diez estilos inéditos de rines y se adicionan tres colores nuevos a la paleta de pinturas: Kona blue, Fury orange y Royal crimson. Todos ellos inspirados en algunos tonos usados por el Mustang en 1967. También se adicionaron unos difusores inferiores más agresivos y los modelos con paquete GT podrán incorporar un alerón posterior.

En el interior no hay modificaciones importantes de diseño, excepto la presencia de mayor cantidad de superficies acolchadas y apliques de aluminio para incrementar la sensación de calidad. Otros elementos que se podrán incorporar de forma opcional son timón calefactado, un cuadro de instrumentos digital con un display de 12 pulgadas, el sistema MyMode (almacena los ajustes del conductor en cuanto a suspensión, dirección y la válvula de escape) y la aplicación FordPass, que permite encender, bloquear y desbloquear el auto desde un teléfono móvil.

Para los Mustang 2018, Ford también ofrecerá varias ayudas de manejo, como frenado automático con detector de peatones, asistente pre-colisión frontal, ayuda de mantenimiento en el carril y alerta de tráfico cruzado en la parte posterior. Ello se suma a una suspensión optimizada, barras estabilizadoras más gruesas para mejorar el comportamiento dinámico, junto con la opción de incorporar la amortiguación de ajuste variable MagnaRide.

Bajo el capó, la gama de motores se optimiza y el Mustang 2018 ya no se ofrecerá con motor atmosférico V6 de 3,7 litros. En adelante solo estará disponible el EcoBoost turbocargado de 2,3 litros (con una función ‘overboost’ agregada) y el tradicional V8 Ti-VCT de 5,0 litros, que recibe un puerto de inyección optimizado y un aumento en la relación de compresión (pasa de 11:1 a 12:1). Tales cambios permiten aumentar la potencia, incrementar el rango de revoluciones del torque y brindar más aceleración cuando se pisa el pedal a fondo; sin embargo, Ford no ha divulgado ninguna cifra hasta ahora.

Otra novedad importante corre por cuenta de la nueva caja automática de diez cambios (reemplaza a la anterior de seis), que fue desarrollada en conjunto con GM y permitirá realizar los cambios con más rapidez, al tiempo que ofrece mayor economía de combustible. La caja mecánica de seis cambios también ha sido mejorada y equipa un embrague más dócil, que permite modular mejor la presión sobre el pedal y soportar el aumento de torque anunciado para los motores.

Con todo ello, Ford prepara al Mustang para mantenerse en la cima de su segmento y seguir siendo un éxito en los 148 mercados en los que se comercializa en el planeta. Aunque no se conocen aun sus características definitivas de desempeño, se espera que estas se den a conocer antes de que este ‘facelift’ llegue a las calles, lo que ocurrirá en otoño de este año.