¿Suspenderá definitivamente el fútbol italiano su campeonato? País europeo más afectado por el coronavirus, con 28.000 fallecidos, y con la economía de rodillas, sus autoridades deportivas deberán tomar una decisión definitiva en los próximos días.

Oficialmente el mundo del fútbol está de pie contra esta hipótesis. La Liga ha sido capaz de unir a sus 20 clubes, sorteando las reticencias de Torino y Brescia, este último colista de la Serie y una de las ciudades más castigadas por la pandemia.

Este viernes la liga organizó una videoconferencia con sus 20 clubes para fijar una posición antes de la reunión del 8 de mayo con la Federación de Fútbol (FIGC) que podría ser decisiva.

En el curso de esta reunión el presidente de la liga Paolo Dal Pino reafirmó “su apertura a un diálogo con el gobierno en una óptica constructiva de colaboración, obteniendo sobre esta posición el pleno acuero de todos los clubes”, según un comunicado.

El gobierno italiano, por su parte, cerró las esperanzas de un rápido regreso de la competición, prohibiendo los entrenamientos hasta al menos el 18 de mayo.

Con 12 jornadas por disputarse y la UEFA recomendando como fecha límite para finalizar las ligas principios de agosto, “el camino parece cada vez más estrecho”, señaló el ministro de Deportes Vincenzo Spadafora.