El genoma de la planta de té ha sido desbloqueado y es 4 veces mejor que el café

124

De una sola especie de planta vienen muchos tés. El árbol del té, un arbusto llamado Camellia sinensis, produce tés blancos, verdes, negros y oolong. El destino del té es una cuestión de variables.

La bebida final refleja cómo fue cultivado el té, el medio ambiente en crecimiento y cómo se procesan las hojas: secas, trituradas, cocidas al vapor, mezcladas.

Y sin embargo, científicos de China, Corea del Sur y Estados Unidos dicen que hay otra manera de potenciar el potencial del té, más allá de alterar la suciedad, las etapas de cosecha o procesamiento.

El análisis de ADN podría conducir a “un conjunto más diversificado de sabores del té mediante el rastreo de los genes responsables del sabor,” aseguró Lizhi Gao, profesor de botánica en el Instituto Kunming de Botánica de la Academia China de Ciencias. Él y sus colegas han completado el “primer genoma de alta calidad” del arbusto del árbol del té.

La planta tardó cinco años en analizarse, gracias al gran número de secuencias de ADN involucradas.

“El genoma del árbol del té es extremadamente grande, contando 3 mil millones de pares de bases, aproximadamente cuatro veces el tamaño del genoma del café.” Explicó Gao.

Y lo sabemos, de las bebidas calientes y vigorizantes, el café obtiene la mayoría del crédito, pero eso está a punto de cambiar.

Hoy en día, 3 mil millones de personas beben té, y por una estimación, por cada taza de café, los seres humanos beben tres tazas de té.

“Es un misterio por qué las secuencias retrotransposon son abundantes en esta planta, pero no en otra”, afirmó Gao.

Pero los investigadores estaban más interesados ​​ en la manera en la que el té produce sabrosas moléculas. Al parecer las técnicas de procesamiento por sí solas no son suficientes. El té también depende del desarrollo de nuevas variedades vegetales, que contengan combinaciones únicas de moléculas sabrosas.

Tres tipos de productos químicos son los más responsables del sabor del té. Uno es un aminoácido que sólo se encuentra en el té, llamado l-teanina, que en la última década se ha añadido a las bebidas que promueven el enfoque y la concentración.

El segundo tipo de producto químico es una clase de flavonoide, llamado catechins. La tercera es la cafeína, que evolucionó en el té independientemente del cacao y el café, similar a la forma en que las tortugas marinas y los delfines evolucionaron aletas por separado.

Hay varias teorías sobre por qué las plantas producen cafeína. La cafeína en dosis altas es un pesticida natural. Pero a dosis bajas, como en algunos néctares, puede dar a los insectos una sacudida memorable.

“Una vez que se entiende la base de los sabores y la calidad de procesamiento del té, entonces puede tener marcadores genéticos que los criadores pueden buscar cuando se trata de producir nuevas variedades”, afirmó la BBC.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente