Un capellán de París que ayudó a las víctimas del ataque terrorista del año 2015 en la ciudad ha sido aclamado como un héroe una vez más, luego de que, según informes, ingresó a la ardiente catedral de Notre Dame para rescatar reliquias de incalculable valor.

Jean-Marc Fournier, capellán del servicio de bomberos de París, entró a la catedral con bomberos para ayudar a salvar algunos de los artefactos de valor incalculable que se encontraban en el edificio, dijo el martes a la prensa el alcalde del distrito 15 de París, Philippe Goujon.

Fournier ya había rezado y ayudado a víctimas después de que terroristas mataron a 130 personas en ataques en toda la capital francesa en noviembre del año 2015.

Varias reliquias fueron rescatadas durante el devastador incendio del lunes, que desgarró y destruyó partes de la iglesia de 850 años, entre las reliquias rescatadas está la Corona de espinas, que algunos creen que se colocó sobre la cabeza de Cristo y que la catedral llama su “reliquia más preciosa y más venerada”.

Jean-Marc Fournier ha sido elogiado como un héroe en las redes sociales por su valentía después de que Etienne Loraillère, el director de la cadena de televisión católica francesa KTO, publicara una foto de Fournier y elogiara al capellán.

Fournier tenía su base en Alemania antes de unirse al servicio de bomberos de París como su capellán, y también ha servido en la Diócesis de las Fuerzas Armadas Francesas en Afganistán, según una entrevista que concedió a la revista Christian Family después de los ataques terroristas del año 2015.

Los funcionarios han comenzado a reubicar numerosas piezas de arte de Notre Dame, y la mayoría se ha trasladado al Ayuntamiento de París o al museo del Louvre.
Un tuit de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, mostraba a las cuadrillas evacuando obras de arte.