El Opuntia ficus, conocido popularmente como higo de Berbería, es una planta originaria de México que crece en una zona desértica donde prevalecen las duras condiciones ambientales. Durante mucho tiempo se ha utilizado como recurso alimentario y medicina popular, sin embargo, recientemente ha llamado la atención de los especialistas por su destacado valor nutritivo y sus posibles beneficios frente a enfermedades crónicas, como diabetes o enfermedades cardiacas.

En España, se estima que el 42 % de la población adulta vive con al menos un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. Alrededor de 6 millones de españoles tienen diabetes y todos los años se muestra un mayor porcentaje en personas de más de 65 años. El ascenso es más brusco a partir de los 75 años. Por lo tanto, representa un problema de salud pública.

En ese caso, ¿el higo de Berbería representaría una solución? La investigación, publicada en ‘Oxidative Medicine and Cellular Therapy’, destaca que sus “propiedades biológicas se han investigado en modelos celulares y animales y en ensayos clínicos en humanos, lo que permite caracterizar y aclarar el efecto protector de las dietas enriquecidas con él en enfermedades crónicas”.

Un fruto altamente nutritivo

La fibra soluble contenida en el higo de Berbería controla los niveles de colesterol total y de glucosa en la sangre. Además, proporciona un efecto saciante y regula el tránsito intestinal gracias a su leve poder laxante. Comer entre dos a tres trigos antes de los alimentos reduce el apetito. Entre otras propiedades nutritivas, también se destacan las importantes cantidades de omega 3 y 6 que, junto con el potasio, reducen el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, según información del portal de nutrición SUNDT.

El higo de Berbería también contiene cantidades significativas de ácido fólico, riboflavina, vitamina B6, vitamina C, fósforo y cobre. Del mismo modo, es conocido por su gran presencia de antioxidantes (flavonoides, ascorbato) y pigmentos (carotenoides, betalaínas como indicaxantina).

Los antioxidantes son considerados un sistema de defensa en nuestro organismo porque previenen la generación de radicales libres que matan nuestras células. Por ejemplo, están relacionadas con enfermedades cardiovasculares, respiratorias, neurodegenerativas, gástricas y tumorales.

Otros beneficios relacionados con la protección del hígado y el cerebro

Además de todas las ventajas mencionadas anteriormente, algunos estudios han demostrado que proporciona beneficios como proteger el hígado y el cerebro, y tiene efectos contra la resaca. La indicaxantina es un tipo de betalaína que se encuentra en los higos de Berbería.

La investigación preliminar muestra que puede atravesar la barrera hematoencefálica. Es decir, que puede ingresar al cerebro, a diferencia de otras sustancias en la sangre. Los estudios en animales también muestran que, como se describe en ‘Plant Foods for Human Nutrition’, sus compuestos influyen sobre la prevención del daño hepático y tienen propiedades anticancerígenas.

Por último, se ha encontrado que sus azúcares naturales mejoran nuestro estado de ánimo e incrementa los niveles de energía.