El mercado inmobiliario de Estados Unidos está pasando por un momento histórico. El gobierno bajó las tasas de interés de los préstamos hipotecarios para los extranjeros a un 3%, es una de las economías más influyentes del planeta y su moneda tiende al alza, lo que significa altas ganancias en dólares.

Estas son algunas de las razones por las cuales los colombianos se han convertido en uno de los cinco mayores compradores de bienes raíces en EE.UU. Entre abril de 2019 y marzo de 2020 invirtieron 1300 millones de dólares. Otros inversores provienen de México, China, India y Canadá.

Se estima que para finalizar el 2021 la inversión de colombianos en Estados Unidos alcanzará entre 1,5 y 2 billones de dólares en nuevos negocios, como los call center, sedes para la venta de flores y productos alimenticios.

Otro motivo para invertir en Estados Unidos, es que los interesados de América Latina se sienten bienvenidos con la administración de Joe Biden, que muestra un escenario inflacionario con tasas de interés bajas.

Para Juan Álvarez, corredor principal de BlokHaus Real Estate + Investments en Miami, “este es un momento que se debe aprovechar antes que el dólar siga subiendo. Además, ahorrar en pesos colombianos no es la mejor decisión. Si analizamos, en julio de este año la inflación de nuestro país registró una cifra del 4%, a esto le sumamos las bajas tasas de interés del 1.5, que aún se mantienen.
Otra consecuencia de la inflación es el dinero que se pierde en las cuentas de ahorros. Actualmente, una persona que tenga 5 millones en el banco está perdiendo 17 mil pesos al mes y 200 mil en el año, solo por poner un ejemplo”.

Estas son las mejores inversiones en finca raíz

Según Juan Álvarez, los compradores están buscando renta fija inmediata con inversiones que oscilan entre 250 mil y 800 mil dólares. Este es un mercado dirigido para proyectos, como Airbnb y otros similares, obteniendo un retorno por encima del 10% para compras con apalancamiento del 35% de la cuota inicial y una financiación del 65% del valor del inmueble, y con tasas de interés bajas para inversionistas extranjeros, generando renta en dólares.

Para el corredor de Blokhaus, también están los compradores que quieren buscar ventaja del mercado en alza de finca raíz. Realizan compras de proyectos sobre planos, con una inversión inicial del 60% del valor de un inmueble, que puede costar entre 300 mil hasta 2 millones y medio de dólares.

La cuota inicial la pueden pagar en cuotas cómodas del 10% cada 6 meses. Una opción atractiva para que los colombianos inviertan en Estados Unidos, con un gran potencial de valorización. Desde la compra de los planos a la entrega del inmueble, que son dos años aproximadamente, la ganancia es de un 25% sobre el valor invertido.

Quienes tienen la posibilidad de invertir más, como los fondos de inversiones, están las opciones comerciales, que aunque presenta una disminución en la oferta porque hay muchos clientes comprando este tipo de inmuebles, asegura una renta fija. Son inversiones más a largo plazo, que se traducen en incrementos en rentas, para nivelar los indicadores de gestión en términos de capitalización o retorno sobre capital invertido.

La Florida se gana la simpatía de los inversionistas

De acuerdo con un informe de Florida Realtors, una organización de agentes inmobiliarios en Miami, Orlando y Tampa se han convertido en los tres destinos donde más compran inmuebles los extranjeros. Entre agosto de 2019 y julio de 2020 Colombia, Venezuela y Argentina fueron los países de América Latina que más compraron propiedades en la Florida.

Uno de los motivos de esta atracción es la cantidad de habitantes que llegan a vivir en arriendo, por lo que los precios de alquiler han subido considerablemente. Con el aumento de la población, las condiciones de bienestar son las ideales, los volúmenes de inversión aumentan y la oferta inmobiliaria tiene que igualar a la demanda, dinamizando el mercado de finca raíz.

“Siempre es bueno invertir en el mercado inmobiliario de Estados Unidos. Sin embargo, este es el mejor momento. No olvidemos que estamos hablando de la economía más fuerte del planeta, muy estable y con un estilo de vida ideal para cualquier persona”, concluye Juan Álvare.