Lo sabemos, la muerte es el tabú final, y puede que no sea por mucho más tiempo. En los últimos años ha ido aumentando el esfuerzo por promover las conversaciones sobre la muerte y el morir, en el hogar y en los entornos más comunes.

Nuestra renuencia al hablar de la muerte a menudo es la evidencia al miedo que sentimos por no saber qué pasará después, y por lo tanto suprimimos los pensamientos al respecto. Entonces, ¿qué es una cantidad “normal” de la ansiedad ante la muerte? ¿Y cómo se manifiesta?

Estudios realizados en la Coventry University, utilizó cuestionarios donde se muestra que sufrimos más con la idea de perder a nuestros seres queridos que a nuestra propia vida. Dichos estudios también muestran que nos preocupa más el proceso de la muerte, como el dolor ó la soledad involucrados.

La minoría que reportan altos niveles de ansiedad ante la muerte siendo considerados psicológicamente anormal  (tanatofobia) y se recomienda un tratamiento.

Por otro lado, nuestra tendencia a informar bajos niveles de ansiedad ante la muerte podría ser el resultado de nuestra renuencia a admitir nuestro miedo, a los demás ya nosotros mismos.

Los recordatorios de la muerte también afectan a nuestras creencias políticas y religiosas de una manera interesante. Por un lado, nos polarizan: liberales políticos hacen más liberales mientras que los conservadores se vuelven más conservadores. Del mismo modo, las personas religiosas tienden a hacer valer sus creencias más fervientemente mientras que las personas no religiosas desaprueban más.

Pero ¿por qué la perspectiva de la muerte nos hace más punitivo, conservadores y religiosos? Según muchos teóricos, los recordatorios de la muerte nos obligan a buscar la inmortalidad. Muchas religiones ofrecen la inmortalidad literal, proporcionando una inmortalidad simbólica…

Pero existen límites a nuestra capacidad de introspección. Somos muy malos en la predicción de cómo nos vamos a sentir o si nos comportaremos de cierta manera en el futuro, por lo tanto, nos demos cuenta o no, parece que para traer a la muerte a la superficie de nuestra mente es abrir la caja de Pandora.

Entonces, ¿qué deberíamos hacer con estos nuevos esfuerzos para desmitificar la muerte y el morir a través de la conversación? Es difícil de explicar, el aumento en el perfil de la muerte en nuestra imaginación, podría hacer que todos tuviéramos más prejuicios. Pero entonces tal vez tengamos efectos negativos, porque no estamos acostumbrados a pensar y hablar acerca de la muerte.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente