El milagro del siglo: el Leicester, nuevo campeón de la Premier

281
  • Debía ganar el Tottenham para retrasar el alirón. Se puso 0-2 al descanso, pero el Chelsea empató, en un partido violento: en el 82′, Hazard, con un golazo, frustró la lucha de los ‘Spurs’.

Leicester30 horas después de haber acabado su partido en Old Trafford, el Leicester se ha proclamado, por primera vez en su historia, campeón de la Premier League. Ha sido el Chelsea quien le ha servido en bandeja el título más importante en los 132 años de historia de los Foxes, al ganar al Tottenham, en Stanford Bridge.

Las cuentas estaban claras: el equipo de Pochettino, que cerraba esta jornada 36ª, necesitaba ganar al Chelsea, después de quedarse a siete puntos del líder, tras el punto sumado por los de Ranieri el domingo ante el Manchester United. Pero los de Pochettino pincharon. Se adelantaron 0-2, con goles de Kane y Son, pero el Chelsea, en un partido muy bronco, con algunas entradas violentas, empató en la segunda parte, con tantos de Cahill y un disparo maravilloso de Hazard que frustró la lucha de los Spurs, a falta de dos jornadas.

El Leicester hace historia y encumbra a un club que partió con la idea de no pasar apuros y lograr la permanencia. Fue líder la primera vez en la jornada 13ª, lo perdió a la siguiente, lo recuperó en la 15ª, lo volvió a soltar en la 19ª y ya lo cogió en la 23ª y no lo ha soltado.

En Stamford Bridge:

El Tottenham tiró por la borda un 0-2 a favor ante el Chelsea para decir su adiós definitivo al título de Premier League y certificar el consecuente milagro del Leicester City. Hazard prometió un favor a los Foxes para evitar que sus vecinos de Londres mantuvieran alguna opción al título y el belga cumplió con su palabra con un golazo a falta de siete minutos para establecer el definitivo empate a dos.

Los Spurs impusieron su intensidad habitual durante la primera mitad y sin hacer nada del otro mundo se fueron con 2-0 al descanso gracias los goles de Kane y Son. La segunda mitad pintaba entonces a paseo Spurs para alargar la incertidumbre por el título.

Sin embargo, el Chelsea, impulsado precisamente por la entrada de Hazard en el descanso, se metió en el partido con un gol de Cahill en el minuto 58 y convirtió la última media hora en un suplicio para Pochettino. Diego Costa batalló con todo y contra todos en busca del 2-2 definitivo y a falta de siete minutos se lo regaló a Hazard para entregar el título al Leicester y acabar con el sueño del Tottenham. El encuentro acabó casi en batalla entre los dos equipos (Dier y Lamela pudieron ver la roja) mientras que la afición Blue, que mostró pancartas de “Hagámoslo por Ranieri” (su ex entrenador) lo celebró como una victoria propia en una temporada para el olvido.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente