Una universidad canadiense ha documentado unos 2.500 casos de ataques de cuervos producidos desde 2016 en la región metropolitana de Vancouver, en la vecina ciudad de Victoria y a escala mundial, informa The Guardian. Y todo esto a través de CrowTrax, un sitio web de seguimiento y documentación de estas agresiones aviarias.

Jim O’Leary, profesor de sistemas de información geográfica en Langara College, inicialmente concibió el sitio como una forma de mostrar a sus estudiantes cómo estos sistemas pueden utilizarse para mapear y almacenar datos espaciales.

CrowTrax permite a los usuarios proporcionar detalles de los ataques y evaluar la agresividad del ave atacante. En el web se puede consultar un mapa que detalla en qué lugar del mundo ha ocurrido cada agresión.

El web ayuda también a tomar medidas para protegerse, ya que en el mapa se especifica en qué áreas de las ciudades se han producido más ataques.

Más ataques en el centro de la ciudad

Según el portal web Citylab, CrowTrax indica que la mayor parte de los reportes de ataques de cuervos se observa dentro de los límites urbanos, probablemente debido a que estas zonas están más densamente pobladas y los ciudadanos reportan más frecuentemente los ataques.

En los mapas de CrowTrax se aprecia que donde más ataques se producen (o se reportan) es en las partes centrales de las urbes. También se nota la baja incidencia de ataques de cuervos cerca del aeropuerto internacional de Vancouver, lo que se explicaría por las medidas que toman los aeródromos para evitar la presencia de aves cerca de sus pistas de aterrizaje.

Citylab comenta que a los cuervos “les gustan las ciudades”, puesto que estas les ofrecen protección contra los depredadores salvajes y los cazadores humanos, además de la fuente de alimento que suponen los vertederos de basura.


El sitio web solo acepta informes durante la primavera, o lo que O’Leary denominó “la temporada de ataque de cuervos“, un período anual de entre ocho y diez semanas durante el que los cuervos protegen sus huevos o sus crías recién nacidas. El profesor ha confesado que durante esa época un día llegó a recibir “unos 100 informes en seis horas“.

El profesor ha observado que “los cuervos son muy inteligentes”, ya que “trabajan juntos” y “usan herramientas”. A O’Leary le sorprendió la agresividad de las aves, y señaló historias de personas que sufrieron lesiones en el cuello a causa de un ataque. “Estos cuervos llevan años asesinando sin ser castigados”, constata, explicando que “atacan a palomas, ardillas, gatos y perros”.

Vídeo: La película Los pájaros (título original: The Birds) de Alfred Hitchcock