Un buceador ha logrado captar con su cámara en las aguas del Mediterráneo francés la increíble facultad de un pulpo para camuflarse.

En el video, filmado en la Costa Azul y difundido, se puede ver como en un momento dado durante la exploración de las profundidades submarinas una piedra repentinamente empieza a moverse y “se convierte” en un pulpo, que huye del lugar dejando atrás un rastro de tinta para desconcertar a sus enemigos.

Los pulpos, al igual que los camaleones y las sepias, pueden cambiar de color para mimetizarse con el medio y pasar desapercibidos para sus depredadores. A veces, sin embargo, lo hacen también en función de sus emociones, y cuando están enojados se vuelven rojos, y si tienen miedo adquieren el color blanco.