Por un asunto sociológico, se ha de entender que el desarrollo humano se ha fundamentado ancestralmente en los imperios. Entonces, un imperio es un poder político expansivo, o que trata de englobar bajo un mismo gobierno a distintas regiones y culturas.

En la historia antigua se han perfilado imperios significativos como el babilónico, egipcio, romano, entre otros.

Entre los motivos de establecimiento de imperios, han mediado varias razones como la de lograr mayor poder económico, productivo, por asuntos de establecer aspectos religiosos, y otras veces por la vanidad de sus gobernantes.

La historia ha demostrado que, el Imperio romano entre sus variados objetivos, se glorió de sus logísticas para conquistar pueblos. Por su ejército se destacó por las tácticas de desgaste de sus enemigos, o sea, sitiaban comunidades por muchos días y hasta meses, hasta hacerlas rendirse y en casos extremos hastiaras hasta que los mismos pobladores optaban por el suicidio, como se conocen los hechos del pueblo de Masada.

Se dice que el Imperio romano tuvo su brillo durante varios siglos, hasta su caída en el 476 d.C., dado su debilitamiento ante numerosas invasiones de los pueblos bárbaros.

En siglos muy posteriores se desarrollaron otros imperios como el británico reconocido en cierto momento como el más grande en cuanto a posesión de territorios por todo el mundo, pese a lo anterior esa máxima expansión tuvo poca vigencia. Pero lo cierto es que dicho imperio, cobró auge con el desarrollo de la primera revolución industrial.

Entonces, dado el gran crecimiento productivo y económico, Inglaterra necesitaba cada vez más de recursos naturales. Así, de una forma abusiva e irrespetuosa se dio a la tarea de invadir grandes territorios del continente asiático y africano, principalmente. Entonces, instauró allí gobiernos al servicio de la corona inglesa.

Pero no solo por asuntos económicos es que los imperios se han manifestado, sino también por pasiones ideológicas como se dio con Rusia en la época de expansión del comunismo. Eso condujo, de forma bestial a que el imperio ruso comunista, tratara de anquilosar el marxismo. Es más, todavía algunas naciones como China, Corea del Norte, Vietnam y Cuba, son claros ejemplos de la presencia de este tipo de regímenes.

A partir de la Segunda Guerra mundial, se empezó a hablar con afán del imperialismo estadounidense, como el aspecto antagónico al comunismo. Entonces, a juicio de sus detractores, este imperialismo estaba a favor del capitalismo occidental, y sería la bestia despiadada que explotaba a millones de personas por todo el mundo. Ciertamente, los esquemas del liberalismo económico han ejercido todo tipo de abusos sobre países pobres, pero eso no exoneró tampoco de culpas al sistema comunista instalado sobre varios países, que han sufrido el irrespeto a los derechos humanos.

En su apogeo el imperialismo ruso provocó millones de muertos de forma injusta, y reprimió de libertad a otra gran cantidad de personas.

En resumen, ninguna forma de poder desmedido es buena, lamentablemente, el mundo actual todavía no está libre de sufrir por la presencia de cualquier forma de imperialismo.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Escritor y comentarista de temas cotidianos