El oculto pasado en común de Mahmoud Abbas y Vladimir Putin sale a la luz

361

Medios israelíes publicaron una serie de documentos que fueron rápidamente negados por funcionarios palestinos donde se sugiere que el presidente de Palestina, Mahmoud Abbas, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, tienen un pasado en común: la KGB.

“Abbas, Mahmoud”, aparece en la larga lista bajo el rótulo de “agente de la KGB” en el año 1983. Según los datos que aparecen en el documento, nació en 1935 en Palestina y fue agente en Damasco. Su nombre ruso en código es “Krotov”, una variante de la palabra “Mole”.

Un hecho es indiscutible: Abbas nació en el año que detalla la lista y efectivamente, luego de la creación del Estado de Israel en 1948, su familia se estableció en Damasco donde creció y se educó.

Dicho documento contiene miles de páginas entregadas al Servicio de Inteligencia británico tras la caída de la Unión Soviética, por Vasily Mitrokhin, un ex archivista de la KGB. Se encuentra actualmente en el Centro de Archivo Churchill de la Universidad de Cambridge.

La curiosidad histórica surge en medio de los intentos de Putin por organizar diálogos de paz en Medio Oriente, entre Abbas y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu. Enviados rusos llegaron a Jerusalén esta semana para encontrarse con el primer ministro israelí, aunque el encuentro y los “diálogos de paz” con el líder palestino parecen no tener lugar en el futuro cercano.

“Pensamos que es importante (el dato) en el contexto en que Rusia intenta arreglar un encuentro entre Abbas y Netanyahu, particularmente por los lazos que unen a Abbas con Putin y el pasado de ambos en la KGB“, explica Gideon Remez, investigador del Truman Institute dentro de la Universidad Hebrea de Jerusalén, quien analizó el documento y lo compartió con la opinión pública a través de la cadena de televisión Canal 1 de Israel.

Putin era teniente coronel de la KGB durante el final de la Unión Soviética, momento en que se relaciona al presidente palestino con la desaparecida agencia de inteligencia rusa.

Isabella Ginor es compañera de investigación de Remez y sostiene que el pasado de Abbas es relevante para analizar la influencia rusa en las decisiones del mandatario: “No sabemos que sucedió después, o si Abu Mazen (pseudónimo de Abbas en la clandestinidad) siguió trabajando para los soviéticos”.

“Ahora que él es la cabeza de la Autoridad Palestina, esto puede funcionar como una ‘palanca’ en él” afirma Ginor. Los investigadores encontraron las menciones a Abbas en los documentos mientras buscaban información sobre la influencia de los soviéticos en Medio Oriente.

Por su parte, funcionarios del gobierno palestino se burlaron de esa información y sostienen que son esfuerzos para atacar al presidente en un momento en que se encuentra luchando contra la disidencia al interior del país y buscando apoyo en países extranjeros.

“Es un claro intento de dañar a Abu Mazen de parte de varios lados, incluyendo Israel” sostuvo al diario israelí Haaretz, Mohammed Al Madani, miembro del Comité Central del partido Fatah, fundado por Abbas.

A su vez, creen que “no hay necesidad” de crear historias sobre Abbas y la inteligencia soviética, ya que el Movimiento Palestino de Liberación se encuentra por el momento trabajando “abiertamente” con Moscú y con una afectuosa relación entre ambos países.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente