El oro perdió valor este martes y entró en su cuarto mes de pérdidas ante un fuerte dólar y el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos, induciendo a los especuladores a mantener un volumen récord de posiciones cortas o a vender sus activos, informa Reuters.

La moneda nacional estadounidense se mantuvo sin cambios contra la cesta de monedas tras tres semanas de ganancias ante la posibilidad de que la Reserva Federal reafirme la perspectiva de más alzas graduales de los tipos de interés al final de su revisión de dos días, que termina el miércoles.

El Banco Central de EE.UU. ha elevado las tasas referenciales dos veces este año e intenta dos alzas más hasta el final de 2018.

Unos tipos de interés más altos tienden a impulsar al dólar, haciendo que el oro denominado en dólares sea más costoso para los tenedores de otras monedas.

“La subida de las tasas de interés en EE.UU. ha minado una cantidad de monedas de mercados emergentes hasta ahora. Esta desestabilidad general es vista como deflacionaria y, sin duda alguna, ha alentado a los especuladores [en oro] a tomar posiciones cortas récord”, comentó Alasdair Macleod, jefe de investigación en GoldMoney.com.

El oro al contado cayó un 0,5% hasta 1.215,80 dólares por onza a las 13:19 UTC, encaminándose el metal a su cuarto descenso mensual consecutivo, que marcaría el periodo de pérdidas más largo desde 2013.

Los futuros del oro en EE.UU. fueron un 0,6% más bajos, de 1.214,50 por onza.

Mientras tanto, los valores terminarán julio con las mejores ganancias mensuales desde enero pese a las tensiones comerciales, los temores por el crecimiento y una venta masiva en el sector tecnológico.

La subida de las acciones indica el apetito de inversores por activos de riesgo, a diferencia de los refugios seguros tradicionales como el oro.