El Papa criticó el consumismo en la época navideña

142
Papa

En la catequesis ofrecida este miércoles por el Papa Francisco en el Vaticano, el pontífice resaltó la importancia de la Navidad e insistió en “no mundanizar la Navidad, ni convertirla en una bonita fiesta tradicional centrada en nosotros, dejando de lado al homenajeado: Jesús”, haciendo énfasis en el consumismo, el materialismo y el individualismo que se presenta en todas las culturas de la sociedad. De igual manera, hizo un llamado especial para que las personas reflexionen y su generosidad salga a flote, con el fin de ayudar a los más necesitados en estas fechas.

“La maquinaria publicitaria invita a intercambiarse regalos siempre nuevos para darse sorpresas. Pero ¿Es esta la fiesta que le gusta a Dios?”, preguntó el pontífice a los fieles que asistieron Audiencia General de los miércoles en la santa sede.

“Navidad es preferir la voz silenciosa de Dios al estruendo del consumismo. Si sabemos estar en silencio frente al Belén, la Navidad será una sorpresa para nosotros, no algo que ya hayamos visto. Estar en silencio ante el Belén: esta es la invitación para Navidad.

Tómate algo de tiempo, ponte delante del Belén y permanece en silencio. Y sentirás, verás la sorpresa”, resaltando la figura de San José quien recibió a Dios con prudencia e invitó a estar en silencio delante del pesebre para sentir y ver la sorpresa del Altísimo.

El Papa Francisco meditó sobre el Nacimiento de Jesús. Resaltó que la “Navidad significa acoger en la tierra las sorpresas del Cielo y celebrar a un Dios que revoluciona nuestras lógicas humanas. Navidad es la revancha de la humildad sobre la arrogancia, de la sencillez sobre la abundancia, del silencio sobre el escándalo”, aseguró.

El pontífice invitó a los fieles a prepararse para la Navidad, pues “el nacimiento del Señor Jesús es inminente”. A tan sólo 6 días para el 25 de diciembre, el Santo Padre subrayó, finalmente, que “para vivir la Navidad debemos transformar, con el amor, nuestros corazones en el pesebre; con la oración, nuestras casas en el pesebre; y con el bien, nuestros caminos en oasis”.