El Pentágono presenta sus planes para destruir al Estado Islámico

137

El Pentágono ha enviado este lunes a la Casa Blanca un informe con varias opciones para redoblar la lucha contra el Estado Islámico (EI) y acercarse al objetivo formulado por Donald Trump, quien ha prometido “borrar de la faz de la Tierra” al grupo terrorista. El informe llega un mes después de que lo solicitara el presidente, y aunque su contenido no se ha hecho público, podría dar pie a una modificación en la estrategia seguida por Estados Unidos en Oriente Próximo desde que sus aviones empezaran a bombardear a los yihadistas en Irak en agosto del 2014. En los últimos meses, el territorio que controlan en Siria e Irak se ha reducido sensiblemente, por lo que es previsible que Trump se tope con la resistencia del Pentágono si aspira a un cambio radical de estrategia.

Apenas han trascendido detalles del menú de opciones presentadas por el Pentágono, pero según la revista ‘Time’, parte del esfuerzo podría centrarse en reforzar los elementos no militares de la campaña, como las medidas para secar la financiación del EI, contrarrestar su propaganda o dificultar su reclutamiento de nuevos militantes. El plan de los militares no solo se centra en el Estado Islámico sino también en otras organizaciones radicales que controlan bolsas de territorio en la región. “Este es un plan político-militar”, dijo el jueves pasado el jefe del Estado Mayor, Joseph Dunford. “No es un plan militar”.

En los últimos meses, Trump se ha referido en términos bombásticos a una misión que escapó a sus dos predecesores inmediatos. Ha dicho que quiere “obliterar” a los yihadistas, pero también que EEUU debería apropiarse del petróleo de Irak o matar a las familias de los terroristas. Pero es discutible que sus militares se vayan a embarcar en planes semejantes. El nuevo secretario de Defensa, James Mattis, ha sugerido que se mantendrán los pilares de la estrategia de Barack Obama. O lo que es lo mismo, bombardear desde el aire, y al mismo tiempo apoyar con asesores militares y armas a los aliados de EEUU en la región, el Ejército iraquí y las milicias kurdas en Siria e Irak. “Solo les diré que el camino contra el Daesh pasa por trabajar con nuestros aliados”, dijo recientemente durante una visita a Bagdad.

TROPAS A SIRIA

Pero también se barajan algunas modificaciones en la estrategia. Una de ellas pasaría por enviar tropas de combate a Siria, donde ya operan unos 500 miembros de las fuerzas especiales estadounidenses, para combatir junto a los kurdos. Esa opción corre sin embargo el riesgo de alienar a Turquía, más preocupada por impedir un eventual Estado kurdo que por acabar con el EI. Otra posibilidad parecida consistiría en dar armas de mayor entidad a los kurdos del YPG, como carros de combate, ametralladoras y lanzamisiles, una opción que Obama acabó descartando.

También se habla de aumentar el número de asesores militares desplegados en Irak, un contingente al que Obama puso techo, cifrándolo en algo más de 5.200 militares, o anunciar un compromiso a largo plazo para ayudar a estabilizar Irak una vez se consiga expulsar al EI. Según explicó recientemente Dunford, es un plan que se ha planteado en el seno de la OTAN. Es muy posible que Trump hable de sus planes contra el yihadismo en el discurso que este martes ofrecerá ante las dos cámaras del Congreso.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente