Kevin Tsujihara ha dejado de ser el presidente y director ejecutivo de la empresa Warner Bros. Entertainment por su implicación en un escándalo sexual relacionado con la actriz Charlotte Kirk.

El hasta ahora ejecutivo de una de las mayores productoras de cine del mundo, habría logrado que esa artista británica participara en varias películas debido a que ambos habían mantenido relaciones íntimas.

Así, el jefe ejecutivo de la corporación WarnerMedia (a la que pertenece Warner Bros), John Stankey, anunció la salida de Tsujihara, pero no aclaró quién será su sustituto.

Stankey detalló que su compañía agradecía que Tsujihara contribuyera “de manera considerable al éxito del estudio durante los últimos 25 años”, pero aclaró que el directivo caído en desgracia reconocía que sus errores eran “inconsistentes con las expectativas de liderazgo” y podrían afectar de manera negativa a “su capacidad”.

Sexo por papeles.

A principios de marzo, WarnerMedia lanzó una investigación después de que The Hollywood Reporter revelaramensajes de texto explícitos entre Tsujihara y Kirk.

Según el medio, el entonces presidente de Warner Bros, prometió a su amante que la presentaría a ejecutivos influyentes para que le dieran papeles en sus producciones de cine y televisión.

Porteriormente, Kirk apareció en dos películas producidas por esa compañía: “Cómo ser soltera” (2016) y “Ocean’s 8: Las estafadoras” (2018). Sin embargo, la intérprete asegura que Tsujihara nunca le prometió nada y negó haber tenido un comportamiento inapropiado.
En su mensaje de renuncia a los empleados de su antigua empresa, Tsujihara explicó que su liderazgo “podría ser una distracción y un obstáculo para el éxito” de Warner Bros.