El prostimodelaje

582

Antaño, era común mirar en los folletos de modas o “figurines” (como decían nuestras mamás), a mujeres modelando ropa íntima, sin embargo las fotografías evidenciaban que la intención era mostrar esas prendas. Pero en la actualidad el modelaje se ha desvirtuado, hasta caer en el erotismo y la explotación de la imagen femenina, en términos obscenos.

Entonces, la aparición de las pasarelas parece en realidad la exhibición de presas frente a un montón de lobos hambrientos (hombres sedientos de lujuria) o acaso, una pasarela salomónica para exhibir a las futuras concubinas del rey. Incluso, esas pasarelas parecen ser, la tribuna donde se ofrecen también los servicios sexuales para un público selecto, de altos funcionarios políticos y empresarios, que deliran con la búsqueda de las nuevas “Mata Hari”. Por cierto, esos eventos son desfiles de silicón y liposucciones.

En estos ambientes se dan muchas ironías más, y es que muchas muchachas que modelan ropa íntima en las pasarelas, en su vida cotidiana ellas mismas no usan ropa íntima (porque parecen no estar no muy convencidas del uso de esas prendas) y eso se ha probado en los desfiles de modas y otras actividades de farándula, cuando alguna cámara indiscreta ha tomado algún seno salido de sus vestidos de manera accidental, o la ausencia de “bloomers” cuando alguna chica ha hecho algún movimiento descuidado, y encima de eso viste con minifalda.

Entre otras cosas, se ha evidenciado en las noticias de la farándula que muchas de estas “chavalitas” son contratadas para realizar películas pornográficas en paisajes paradisíacos, donde muchos “Adanes y Evas” son reacios a usar hojitas de parra (aunque las vides no siempre son comunes en nuestros bosques y playas) eso sí se entregan al más descarado desenfreno.

Y es que este tipo de actividades (pornografía y prostitución) para algunas modelos es muy lucrativo, por eso en pocos años tienen su propio apartamento y un lujoso automóvil, aunque no faltan las doradas divas que por su carita y cuerpecito de ángel algún “generoso noviecito empresario” les regala un carrito del año, o les concedan viajecitos a otros países y toda clase de deleites mundanos.

Además, es irónico ver en los periódicos, anuncios para reclutar modelos, donde se pide que tengan “buena actitud”, concepto que significa que las muchachas estén dispuestas casi a todo, o sea, posar atrevidamente, semidesnudas o en su totalidad, e incluso estar dispuesta a prostituirse.

Entonces, muchos medios de comunicación escrita y televisión promueven demasiado el modelaje y pasarelas erotizadas, aun así los entes de censura y asociaciones de medios de comunicación no alzan una voz de alerta, ni ejercen formas de presión y regulación ante las instancias judiciales, de este tipo de publicidad.

Así pues, no se advierte que ese descaro implica una forma de violentar la inocencia de la niñez que está creciendo en ese ambiente de apariencia normal, donde muchas niñas adolescentes sueñan con ser modelos, siendo una trampa para ellas mismas. Además, es ofensivo ver como en los últimos años, se ha puesto de moda fotografiar mujeres en ropa íntima en algunos parques frente a las escuelas y sitios de céntricas ciudades, lo cual evidencia que las cosas cada día, se empiezan a degenerar más.

Pese a lo anterior, algunas modelos aseguran que ellas no son prostitutas, ni se denigran. Pero la realidad es que en la forma en que exponen su cuerpo, eso representa una forma de prostituir la imagen de la mujer. Pero cuando alguien critica estas cosas o se pronuncia, pronto es calificado de anticuado.

Pero lo cierto es que en este mundo actual, la confusión de valores es pasmosa, tanto así que una reconocida modelo costarricense en dado momento dijo ser tan devota a la Virgen de los Ángeles que por eso lleva varios años de ir a las romerías del 2 de agosto, sin embargo, ella hasta ha modelado ante las cámaras con los senos apenas cubiertos con sus propias manos, y con apenas un “hilo” en su parte inferior.

En otra ocasión apareció en un conocido periódico de Costa Rica en sus páginas centrales, las fotos de una chica en ropa muy ligera, y junto a las imágenes había una corta biografía que explicaba, que esa muchacha era catequista en una parroquia, ¡qué cosas no!, aquí se ve las veces que los seres humanos no somos” ni chicha ni limonada.”

La moral de la Iglesia a través del catecismo con claridad y firmeza afirma en su numeral 2553: “Existe un pudor de los sentimientos como también un pudor del cuerpo. Ese pudor rechaza, por ejemplo, los exhibicionismos del cuerpo humano propios de cierta publicidad o las incitaciones de algunos medios de comunicación a hacer pública toda confidencia íntima. El pudor inspira una manera de vivir que permite resistir a las solicitaciones de la moda, a la presión de ideologías dominantes”.

Y en el numeral 2524 se expone: “Las personas que reviste el pudor varían de una cultura a otra. Sin embargo, en todas partes constituye la intuición de una dignidad espiritual propia del hombre. Nace con el despertar de la conciencia personal. Educar en el pudor a los niños y adolescentes es despertar en ellos el respeto de la persona humana”.

Luego en el numeral 2533 aparece:  “La pureza del corazón requiere el pudor, que es paciencia, modestia y discreción. El pudor preserva la intimidad de la persona”.

Además el mismo Jesucristo expresó:  “A cualquiera que haga caer en pecado (ser objeto de malicia) a unos de estos pequeños (limpios de mente) que creen en mí, mejor le sería que lo echaran al mar con una gran piedra de molino atada al cuello”. San Marcos 9:42.

Lamentablemente, la insensatez actual pretende valorar a las modelos en función de sus curvas y voluptuosidades, y en los modelos masculinos solo la musculatura bien desarrollada, pero donde lo que menos se valora es el buen desenvolvimiento intelectual y la riqueza de los valores morales, y espirituales. Claro, si esas personas tuviesen una sana autoestima entenderían que no deben caer en ese juego de antivalores, ni aunque mediasen los intereses económicos.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Comentarista de temas cotidianos